Cómo evitar las rozaduras de zapatos en verano

21 mayo, 2019 at 12:51

 shutterstock_287569898

 

En verano apetece más llevar calzado abierto, dejando a un lado las medias y los calcetines más gruesos. Después de un largo invierno en el que nuestros pies han estado protegidos, ahora que quedan más descubiertos es importante evitar las rozaduras protegiéndolos correctamente.

Al principio de la temporada es habitual que la piel esté más fina y delicada. Es entonces cuando más riesgo corremos de hacernos alguna herida por roce en las zonas dónde entra en contacto el zapato con nuestro pie. ¿Te suele pasar a ti también? Con estos trucos conseguirás evitar las rozaduras y ampollas de los zapatos tan frecuentes a en verano.

Usa los zapatos en casa

No importa si se trata de unos zapatos nuevos o si ya los usaste el verano pasado. Si tus pies son propensos a tener rozaduras, lo más común es que cualquier zapato de verano vuelva a hacerte daño.

Para evitar las rozaduras y ampollas cuando estás fuera de casa y ya no tienen remedio, prueba los zapatos en casa antes de salir a la calle con ellos. De esta forma podrás detectar si te hacen daño, y en qué zonas te roza más y posiblemente te hagan una pequeña herida.

Vaselina

Cuando tengas localizados los puntos en los que unos zapatos podrían hacerte daño, protege la piel de tus pies con un poco de vaselina. La vaselina crea una capa que evita la fricción en la zona expuesta y logrará que los zapatos no te hagan daño.

Esta capa de vaselina se irá desprendiendo con el tiempo. Si vas a pasar muchas horas fuera de casa, o si sabes que vas a caminar mucho, lleva contigo un pequeño bote de vaselina para ir reaplicando cuando creas necesario.

Antitranspirante

El sudor y la humedad en los pies son dos de las causas principales de que se produzca fricción en los pies y aparezcan heridas. Para evitar las rozaduras en los sitios dónde se acumula más humedad, utiliza un antitranspirante para tus pies.

Es sobre todo muy útil cuando los materiales del calzado no son naturales o no te permiten transpirar correctamente. También cuando hace un calor tan excesivo que es imposible controlar el sudor de tus pies. Los antitranspirantes como Perspirex controlan el sudor de los pies de forma efectiva, aplicándolos tan solo una o dos veces a la semana en aquellas zonas más problemáticas.

Crema hidratante

Para evitar rozaduras en los pies queremos que los pies están lo más secos posible, sin que se acumule la humedad por el sudor. ¿Para qué queremos entonces la crema hidratante?

No, la crema hidratante no es para tus pies, es para aplicar en los zapatos. Y es que el calzado de piel cuando es nuevo y está demasiado rígido, se puede suavizar aplicando un poco de crema hidratante en las zonas que nos hacen rozadura. Pon una pequeña cantidad de crema en el interior del zapato, masajeando con tus manos para ablandar esas partes más rígidas que te molestan al caminar.

Con estos útiles trucos para evitar las rozaduras no volverás a tener problemas para estrenar unos zapatos de verano, o para volver a ponerte esos zapatos del año pasado que te hicieron rozadura. ¡Nunca más te dolerán!

4 Trucos para vestir un traje de chaqueta en días calurosos

8 mayo, 2019 at 10:49

vestir un traje de chaqueta

Se acerca la época de bodas, comuniones y eventos, en la que vestir un traje de chaqueta con calor puede convertirse en una auténtica odisea. Toma nota de estos trucos para estar más cómodo sin sudar y sin pasar calor.

Hábitos que debemos cambiar en invierno

30 enero, 2019 at 12:08

hábitos a cambiar en invierno

Además de modificar nuestro fondo de armario, también debemos cambiar en invierno nuestros hábitos y nuestra alimentación, con alimentos que nos hagan entrar en calor y que nos aporten beneficios nutricionales en esta temporada tan fría.

Trucos para hablar en público sin nervios ni sudor

22 enero, 2019 at 16:40

hablar en publico sin sudar

Hablar en público tiene que ver con la confianza y la seguridad en uno mismo. Si no se tiene o se pierde; no comunicamos correctamente, no nos prestarán atención, y no convenceremos a nuestra audiencia, ni alcanzaremos el objetivo que pretendemos conseguir.

Te tiembla la voz, las manos, las piernas, se te reseca la boca, te cruzas de brazos, mueves nerviosamente los pies… son gestos que te delatan de esos nervios que te invaden ante el acto de hablar en público, y no importa si estás diciendo el discurso en un evento multitudinario o reducido, en una boda, en el trabajo, o en clase; a todos nos puede pasar.

A continuación, te dejamos algunos consejos que te ayudarán a tener seguridad y confiar en ti mismo, para hablar en público con éxito: