Acné y sudoración

December 9, 2011

Sudar no produce granos

Existen muchos mitos en torno al sudor. Uno de ellos es que la sudoración excesiva puede empeorar otro problema dermatológico: el acné. Por ello, a veces se aconseja a las personas con acné que se abstengan de practicar deporte para no empeorar los síntomas. Sin embargo, el problema no está en el sudor en sí, si no en la falta de higiene posterior.

Para evitar que el sudor provocado por la práctica de deporte bloquee los poros y favorezca el crecimiento de bacterias, la solución no podría ser más sencilla: darse una ducha después del entrenamiento. Si no es posible ducharse inmediatamente después, una alternativa es limpiarse el sudor con una toalla limpia, sin restregar para no irritar la piel. Otra precaución necesaria es usar ropa cómoda y ligera a la hora de hacer deporte, evitando tejidos como el nilon o el spandex, que atrapan la humedad y favorecen el crecimiento de bacterias.

También es importante tener claro que no debe confundirse el acné con la sudamina, un sarpullido provocado por el sudor retenido en el interior de la dermis. Para prevenir la aparición de sudamina, debemos procurar mantener la piel fresca y seca y seguir una higiene adecuada.

Para aquellos que sufren simultáneamente de acné y sudoración excesiva o hiperhidrosis, tenemos una buena noticia: el cloruro de aluminio, ingrediente activo de los antitranspirantes, puede de hecho ayudar a mejorar los problemas de acné.