Alcohol y sudor, realidades y mitos

November 4, 2013

alcohol y la sudoracion

Sabemos que el alcohol es una de esas sustancias que deben dejar de lado las personas con problemas de sudoración excesiva. En algunas ocasiones ya hemos explicado que, al igual que el picante o la cafeína, el alcohol es uno de esos elementos que al ser ingeridos, su proceso de metabolización y eliminación del organismo, estimula la actividad de nuestras glándulas sudoríparas.

No es la primera vez que aconsejamos, a todas aquellas personas que andan a vueltas con el sudor, que no incluyan el alcohol entre sus  productos de consumo habitual. De todos modos, tal vez nos resulte eficaz y más esclarecedor, conocer algunos mitos y realidades acerca del alcohol y el sudor.

El alcohol se elimina a través del sudor

Esto sería un mito a medias y pasamos a explicarlo. No todo el alcohol ingerido se elimina a través del sudor. De hecho, la proporción que liberamos de nuestro cuerpo a través del sudor es mínima, apenas un 10% de la cantidad bebida va a ser excretada a través del aliento, las lágrimas, las heces, la orina y el sudor. La gran mayoría del alcohol que hemos bebido, un 90%, se irá gracias a la intervención del hígado, donde se metabolizará y se transformará en azúcar.

Las personas con problemas de sudoración no deben beber alcohol

Completamente cierto. Ya hemos explicado que la proporción que se liberar a través del sudor es muy pequeña. No obstante, para personas con sudoración excesiva, este pequeño porcentaje va a ser suficiente para agrandar aún más su problema y sumar más cantidad de sudor.

El alcohol combate el frío

Esta afirmación es un mito, ya que en realidad con la dilatación de los vasos sanguíneos acabaremos perdiendo calor y por tanto aumentando la sensación de frío. A pesar de ello. En un principio, esa liberación de calor puede llevarnos a sudar, como método natural para equilibrar la temperatura corporal. Una vez más el alcohol y el sudor volverían a entablar una relación perniciosa.