Alimentación para la hiperhidrosis

March 20, 2012

carrito verduras

Todos sabemos que las frutas y verduras son parte imprescindible de una alimentación sana. Sus vitaminas y antioxidantes nos protegen de desórdenes y enfermedades y su alto contenido en agua nos ayuda a estar correctamente hidratados, compensando las perdidas de líquidos a través del sudor. Además, su bajo contenido calórico las hace imprescindibles en cualquier plan para combatir el sobrepeso, una de las posibles causas de sudoración excesiva. Para ayudarte en la lucha contra el sudor, hoy te dejamos una serie de consejos para incrementar el consumo de verduras en tu día a día. ¡Que aproveche!

Consejos para incrementar el consumo de verduras

1)   Aunque suene a obviedad, el primer paso para consumir más verduras es incluirlas cada semana en tu cesta de la compra. Para asegurar que tomamos las decisiones correctas a la hora de visitar el supermercado, es preferible llevar una lista planeada en función de los menús de la semana y no ir a la compra con hambre.

2)   Muchas personas no incluyen las verduras en su dieta porque creen que la clásica ensalada es aburrida. Sin embargo, el mundo de las verduras no se acaba en la lechuga y hay muchas maneras de prepararlas para poder probar cada día un plato distinto: en papillote, a la parrilla, en brochetas, formando parte de tortillas… Usa tu imaginación o echa mano de estas recetas, ¡seguro que encuentras alguna que te guste!

3)   Los caldos y sopas son una manera ideal de entrar en calor e incrementar nuestra ingesta de vitaminas, ya que al hervir las verduras algunos de sus nutrientes pasan al agua.

4)   Para los meses de verano, otra opción muy interesante son los licuados y zumos: de tomate, zanahoria… solos o en combinación con frutas. Eso sí, lo más recomendable es que sean caseros y no envasados. Para los más valientes,  os dejamos este artículo sobre los batidos verdes.

5)   Las verduras no sólo sirven para primeros platos y acompañamientos, sino que también pueden ser un delicioso snack si las cortamos en palitos y las acompañamos de hummus o alguna salsa baja en calorías para mojar.

6)   Otra idea para consumir verduras sin apenas darnos cuenta es añadir un “extra” de este ingrediente a las salsas que preparamos habitualmente o usarlas para sustituir parte de la carne de las hamburguesas. También podemos preparar puré de patata y zanahoria o comprar pasta rellena de espinacas.

Ideas y consejos para aumentar el consumo de frutas

Si tuviéramos que escoger el grupo de alimentos con más beneficios para la salud, casi nadie dudaría en nombrar a las frutas y verduras, bajas en calorías y llenas de nutrientes. Por su alto contenido en líquidos, ayudan a reponer la hidratación perdida a través del sudor, y además contribuyen a controlar el sobrepeso, una de las posibles causas de sudoración excesiva. Por eso, hoy te ayudamos a superar el sudor con esta serie de consejos para incluir más frutas en tu día a día:

1)   Aunque suene a obviedad, el primer paso para consumir más frutas es incluirlas en tu cesta de la compra. Dado que se trata de un alimento perecedero, es mejor planificar el consumo para los siguientes días y hacer la compra una o dos veces por semana. Hay que tener en cuenta que algunos tipos, como las manzanas, duran mucho más en buen estado que otros más delicados como las frutas del bosque. Además, hay muchos trucos que pueden ayudarnos a conservar la fruta por más tiempo. También se puede recurrir a la fruta congelada, sobre todo para hacer licuados y batidos.

2)   Para empezar el día con buen pie, incluye una ración de frutas en tu desayuno, ya sea en zumo, mezcladas con cereales o combinadas con yogur, ¡tienes un montón de posibilidades!

3)   Una manzana u otra pieza de fruta es el tentempié ideal entre horas, sustituyendo a otras opciones menos saludables como chocolatinas o patatas fritas. Su alto contenido en fibra tiene un efecto saciante que nos dejará satisfechos hasta la hora de comer, sobre todo si la combinamos con algún alimento alto en proteínas como frutos secos o yogur desnatado.

4)   ¿Qué tal un postre a base de frutas? Prueba con una macedonia variada o la clásica manzana al horno. Ten cuidado con la cantidad de azúcar – es mejor moderar su consumo y/o sustituirla por algún edulcorante natural.

5)   La masa de los bizcochos y otros dulces caseros puede “enriquecerse” con compota de manzana o puré de plátano. Se trata de una forma deliciosa de aumentar el consumo de nutrientes sin casi darnos cuenta. Eso sí, revisa la cantidad de azúcar o edulcorante de la receta – es posible que necesites menos, ya que la fruta aporta su dulzura natural.

6) Otra idea para añadir más frutas a tus comidas es probarlas como guarnición de platos salados (por ejemplo, unas rodajas de piña a la plancha) o añadirlas a ensaladas.

7)   Los batidos, licuados y zumos son una gran opción para incorporar más fruta en nuestra dieta, aunque no debemos olvidar que su contenido calórico es más elevado que si consumimos la fruta entera. En esta web encontrarás ideas para todo tipo de combinaciones.