Anhidrosis: cuando el problema es no sudar

November 18, 2011

anhidrosis

La hiperhidrosis es un serio problema que afecta a la calidad de vida, pero para nuestro bienestar es necesaria una cierta cantidad de sudor. Cuando la sudoración no se produce en absoluto nos encontramos con la anhidrosis, también llamada adiaforesis u oligodrosis. Las personas que tienen este problema no sudan ni siquiera ante estímulos como el estrés, el calor o la actividad física. Como la evaluación del sudor es muy subjetiva, puede pasar desapercibida hasta que un esfuerzo muy intenso o calor extremo no provoca nada de sudoración.

La anhidrosis puede estar causada por diversos motivos:

– Fallos en el sistema nervioso simpático, responsable de la sudoración. Las glándulas sudoríparas estan conectadas a los nervios por medio del receptor muscarínico, de ahí que medicamentos antimuscarínicos (inhibidores de este complejo) causen o puedan causar anhidrosis.

– Enfermedades neurológicas (síndrome de Guillain- Barre)

– Enfermedades de las glándulas sudoríparas.

– Enfermedades congénitas.

– Quemaduras.

– Deshidratación.

Como la sudoración es un mecanismo de regulación de la temperatura corporal, su ausencia en todo el cuerpo hace más difícil enfriarse y por tanto hace que aquellos que la sufren sean más propensos a sufrir golpes de calor. Cuando la falta de sudoración afecta a toda o gran parte de la superficie del cuerpo, se trata de un serio problema ya que compromete gravemente la capacidad del cuerpo para eliminar el calor. Por ello, en casos de anhidrosis es muy importante evitar el calor excesivo y tomar las precauciones adecuadas ante las subidas de temperatura.

Otro problema derivado de la anhidrosis es la sequedad excesiva de la piel, que puede llegar a partirse y formar grietas. Para aliviar este síntoma mientras se busca la causa subyacente de la anhidrosis, se pueden aplicar cremas de forma local. Además de los preparados de farmacia, el aceite de almendras es muy efectivo para aliviar las grietas en la piel.