Antidepresivos y sudor

September 25, 2014

Sueño profundo sin transpiración

Haciéndonos eco de vuestras dudas en las redes sociales sobre si los antidepresivos tienen que ver con un exceso de sudoración, emplearemos el artículo de hoy para explicar dicha relación. La respuesta a vuestras preguntas es sí. La medicación para la depresión puede generar, como efecto secundario, un exceso de sudor y sudoración nocturna.

Dentro del amplio abanico de estos medicamentos, el más empleado es la fluoxetina, que bloquea la bomba de recaptación de serotonina en las neuronas, incrementando así la concentración del neurotransmisor a nivel sinápitco, lo que mejora notablemente nuestra salud mental. Ahora bien, dado su mecanismo de acción farmacológica, en muchas ocasiones provoca que los pacientes sufran de sudoración excesiva. Tampoco es el único psicofármaco con este desagradable efecto adverso.

Los antidepresivos también son recetados para contrarrestar los sofocos provocados por la menopausia. Los psicofármacos con serotonina ayudan a controlar los vasos sanguíneos, últimos ‘culpables’ del exceso de sudoración que conllevan los acaloramientos menopáusicos.

En cualquier caso, será nuestro psiquiatra o médico de familia quien, reajustando la dosis del antidepresivo o incluso cambiando de fármaco, pueda controlar una sudoración excesiva por efecto secundario, sin que peligre nuestro bienestar mental y físico.

Sea como sea, mientras esperamos a que los cambios hagan su efecto, contar con un buen antitranspirante como Perspirex, aliviará en gran medida esas molestias causadas por el exceso de sudor. A estas alturas la mayoría ya lo sabréis, pero basta una aplicación de Perspirex cada cuatro o cinco días para mantener el sudor a raya.

Fotos en CC: Flickr/Silvia Falqueto