Asthanga: el yoga para ponerse en forma

November 14, 2011

el yoga para ponerse en forma


En entradas anteriores os hablábamos de los beneficios del yoga para el bienestar físico y mental y de sus propiedades para combatir el estrés. El yoga es una disciplina muy antigua y con el tiempo se han desarrollado muchos estilos diferentes. Hoy vamos a hablar de uno de los más dinámicos: el asthanga vinyasa yoga.

El asthanga yoga fue popularizado en el siglo XX por Sri K. Pattabhi Jobs. En teoría su origen se remonta a un manuscrito llamado Yoga karunta ; “karunta” significa “grupo” y hace referencia a los diferentes grupos o series de posturas por los que el alumno debe ir progresando. Tradicionalmente el asthanga yoga ha de practicarse todos los días a excepción de los sábados, los días de luna llena y nueva y durante la menstruación.

Frente a otros estilos más centrados en la meditación o los ejercicios de respiración, el asthanga yoga es una práctica muy física y dinámica. Una sesión típica de asthanga yoga consiste en una serie de posturas coordinadas con la respiración, siguiendo el siguiente esquema:

– Saludos al sol: se trata de dos secuencias de posturas repetidas 5 veces a modo de calentamiento. En este video podemos ver una demostración de la primera de ellas, conocida como “Saludo al sol A”

– Posturas de pie. Idénticas para principiantes y avanzados, esta serie de posturas siguen calentando y preparando el cuerpo para la secuencia central.

– Series: esta parte de la clase será variable según la destreza del alumno. Al principio sólo se practicarán unas pocas posturas de la primera serie; cuando esta esté completamente dominada se pasará a la siguiente, y así sucesivamente. El método completo consta de seis series (Principiante, Intermedia y Avanzada A, B, C y D) pero sólo los profesores y alumnos muy expertos llegan a dominarlas todas. La primera serie consta de 41 posturas y en general se considera suficiente para la mayoría de la gente: no es necesario llegar a completar todas las series para obtener beneficios de la práctica.

– Secuencia final: también es muy similar para principiantes y avanzados, aunque se practican variantes más o menos complejas de las posturas según el nivel de destreza. Esta secuencia cierra la práctica y prepara el cuerpo para la relajación final; en ella encontramos posturas como las inversiones sobre la cabeza o el “pino puente”.

Este estilo combina los beneficios del yoga tradicional con los de la práctica de un ejercicio intenso: además de ayudar a la relajación y mejorar la flexibilidad, el asthanga yoga mejora los niveles de energía y resistencia cardiovascular e incrementa el tono y la fuerza muscular, sobre todo en la parte superior del cuerpo. ¿Interesados? El asthanga puede practicarse en muchos estudios y no requiere conocimientos previos de yoga. Y si vives en Madrid, no dejes de echarle un vistazo a nuestro concurso para ganar clases de yoga gratis. ¡Te esperamos!