Causas de la sudoración excesiva en los pies

19 junio, 2020 at 12:00

sudoración excesiva en los pies

El hecho de que de vez en cuando te suden las extremidades es completamente normal. Sin embargo, la sudoración excesiva en los pies podría indicar que padeces hiperhidrosis. Los pies sudorosos también pueden provocar otros síntomas problemáticos como malos olores, hongos en las uñas y pie de atleta.

Según la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis, la hiperhidrosis afecta a casi el 5% de la población mundial. Si tienes sudoración excesiva en los pies, conocida también como hiperhidrosis plantar, debes saber que es posible mantenerlos secos a lo largo del día… a pesar de que las glándulas sudoríparas continúen produciendo cantidades excesivas de sudor. Sabemos que es incómodo y, en muchos casos, provoca vergüenza, pero tiene solución.

Controlar la sudoración excesiva en los pies

Hay muchas formas de controlar la hiperhidrosis plantar. A continuación, os indicamos una serie de consejos para prevenir la sudoración excesiva en los pies:

1. Lleva un diario con tus episodios de sudoración

Registra cada episodio de sudoración excesiva en los pies que experimentes y busca patrones. Esto te ayudará a identificar alimentos, situaciones o emociones que desencadenan el sudor en la planta del pie. Así, podrás tomar medidas para limitar o evitar estos desencadenantes.

2. Emplea los calcetines adecuados

Elige los mejores calcetines según la temporada y la actividad que realices. Usa calcetines de algodón durante los meses más cálidos para conseguir una transpiración adecuada. La lana es una buena opción para los meses de invierno. Evita el nylon, pues este tejido sintético no es transpirable.

Existen fabricantes que ofrecen calcetines que eliminan la humedad de la piel. Por norma, los puedes adquirir en tiendas de artículos deportivos. Por último, también hay calcetines que incorporan paneles de ventilación o productos químicos que reducen la cantidad de bacterias en los pies, lo que minimiza la humedad y el mal olor.

3. Polvos antifúngicos

Un polvo antifúngico para los pies ayudará a mantenerlos secos y sin olor. Otra alternativa es aplicar una ligera capa de almidón de maíz en los pies, aunque no combate los hongos como lo hacen los polvos antimicóticos.

4. Antitranspirantes

Las plantas de los pies es la zona del cuerpo con más glándulas sudoríparas por centímetro de piel. Aproximadamente, cada uno de los pies contiene 250 mil glándulas sudoríparas, ¡ahí es nada!

La Loción Manos y Pies de Perspirex es un remedio eficaz y de fácil aplicación para combatir la sudoración excesiva en los pies, pues bloquea temporalmente la funcionalidad de las glándulas sudoríparas.

Lo más recomendable es aplicar el antitranspirante de noche, justo antes de dormir, con los pies limpios y la piel seca. A la mañana siguiente se debe lavar la zona con abundante agua para eliminar el exceso de producto. Debes repetir el proceso 3 o 4 noches consecutivas y, posteriormente, limitar la aplicación del producto a una o dos veces por semana.

5. El calzado perfecto

Al igual que los calcetines, el calzado debe ser el adecuado según la temporada y la actividad que se vaya a realizar. Intenta encontrar zapatos hechos de una tela transpirable como lona o cuero. Evita el calzado de charol o plástico, ya que no permiten un buen flujo de aire y pueden atrapar el sudor dentro del zapato.

Por supuesto, asegúrate que llevas calzado de tu número. Si te quedan demasiado apretados, estrujarán los dedos y favorecerán la aparición de sudor.

Las plantillas también pueden proporcionar algo de alivio a la hora de combatir la sudoración excesiva en los pies. Busca plantillas absorbentes o desodorizantes para eliminar la humedad y evitar los malos olores.

6. Mantente siempre hidratado

Beber mucha agua, especialmente en días calurosos o al hacer ejercicio, ayuda a regular la temperatura corporal y a reducir la probabilidad de sudar.

Con los consejos anteriores, lo más probable es que ya hayas conseguido controlar el sudor de tus pies. Sin embargo, si el problema persiste, te recomendamos acudir al médico para que diagnostique rápidamente cuál es el problema y te ayude a ponerle fin.

Lo más común para el tratamiento de la sudoración excesiva en los pies son las inyecciones de Bótox o la iontoforesis. Esta última técnica consiste en el empleo de ligeras corrientes eléctricas en las plantas de los pies para bloquear, temporalmente, que las glándulas sudoríparas segreguen sudor.