¿Cómo evitar el exceso de sudoración en la menopausia?

28 mayo, 2020 at 10:00

sudoracion en la menopausia

Muchas mujeres experimentan sofocos y sudoración en la menopausia y perimenopausia. Indagamos un poco en las causas y en cómo se pueden reducir o prevenir estos síntomas incómodos que afecta a un alto porcentaje de la población femenina.

Qué son los sofocos

Los sofocos son sensaciones repentinas de calor. La mujer siente que se propagan principalmente por la cara, el cuello y el pecho. Los sudores nocturnos ocurren cuando los sofocos suceden por la noche. El 85% de las mujeres padecen sofocos durante el periodo menopáusico.

Qué debes saber sobre la sudoración en la menopausia

La menopausia que se produce de manera natural ocurre entre los 45 y 55 años de edad. Según algunos estudios, esta etapa suele durar alrededor de 7 años. En algunos casos puede prolongarse hasta los 14 años.

Según algunas estimaciones, la etapa de sofocos puede durar un promedio de poco más de 5 años. Cuanto más temprano llegue la menopausia es más probable que el periodo de sofocos resulte más prolongado.

Los sofocos y los sudores nocturnos ocurren antes y durante la menopausia debido a los cambios en los niveles hormonales. Variaciones en hormonas como el estrógeno o la progesterona afectan al control de la temperatura del cuerpo.

Es decir, los cambios en estos niveles hormonales afectan a la acción de otras hormonas, que son responsables de regular la temperatura corporal. Esto provoca las características sensaciones de calor repentino, enrojecimiento y sudoración excesiva.

La frecuencia de los sofocos y los sudores nocturnos difiere de una mujer a otra. Algunas solo experimentan sofocos ocasionales mientras que, para otras, los síntomas pueden interferir en su vida diaria.

Tratamiento y prevención de la sudoración en la menopausia

Algunas mujeres aprenden a lidiar con los sofocos y los sudores nocturnos relacionados con la menopausia. De hecho consiguen continuar con su vida normal. Sin embargo, para otras mujeres el exceso de sudoración en la menopausia puede llegar a ser bastante inquietante.

Los médicos recomiendan que las mujeres intenten realizar algunos cambios en el estilo de vida para controlar los sofocos. Deben procurar convivir con estos cambios durante 3 meses antes de probar medicamentos.

Las mujeres afectadas por el exceso de sudoración en la menopausia pueden probar los siguientes métodos para reducir o prevenir los sofocos y los sudores nocturnos:

  • Evitar los desencadenantes. Algunos hábitos fomentan el sudor excesivo. Se debe evitar ingerir picante, cafeína y alcohol. También está desaconsejado fumar.
  • Usar ropa adecuada. Es recomendable usar ropa ligera y transpirable. También es buena idea vestir por capas, para poder ir quitando prendas en caso necesario.
  • Mantener un ventilador al lado de la cama. Esto ayudará cuando se experimenten sudores nocturnos.
  • Mantener la temperatura ambiente baja. Abrir las ventanas o usar el aire acondicionado para mantener la habitación a una temperatura fresca.
  • Tomar una ducha fría durante el día y antes de acostarse.
  • Dejar correr agua fría sobre las muñecas. Las muñecas tienen muchos vasos sanguíneos, por lo que dejar caer agua fría en ellas servirá para refrescarse rápidamente.
  • Mantén un peso saludable. Los sofocos pueden ser más frecuentes y severos si las personas tienen sobrepeso u obesidad. Se debe mantener un peso saludable, hacer ejercicio regularmente y tener un estilo de vida activo.
  • Relájate y reduce el estrés. La respiración lenta y profunda y la meditación son técnicas que pueden ayudar a aliviar el estrés y reducir los sofocos.

Si el exceso de sudoración en la menopausia persisten y condicionan tu vida, debes consultar a un especialista. El médico puede prescribir algún tratamiento, como la terapia hormonal o la administración de antidepresivos, que pueden ayudar a controlar y minimizar estos efectos indeseados. Además, siempre puedes emplear un antitranspirante como Perspirex para mantener el sudor a raya.