Conoce tus glándulas sudoríparas

11 julio, 2011 at 7:21
glándulas sudoríparas

Las glándulas sudoríparas tienen forma de ovillo

A diferencia de otros animales de sangre caliente, los humanos tenemos glándulas sudoríparas repartidas por todo el cuerpo. Dentro de ellas se encuentran las células responsables de la transpiración. Pero, ¿sabes qué tipos de glándulas sudoríparas hay y cómo funcionan? 

Las principales glándulas sudoríparas se llaman ecrinas

El cuerpo humano tiene entre 3 y 4 millones de glándulas sudoríparas. Estas glándulas no se distribuyen por el cuerpo de manera uniforme: la mayoría se concentra en las palmas de las manos, las plantas de los pies, la frente y las axilas. Aunque hay más glándulas sudoríparas ecrinas en los brazos que en las piernas, en éstas se encuentran más que en todo el resto del cuerpo. El 75% del total de transpiración surge de los brazos y las piernas.

Los antitranspirantes a base de cloruro de aluminio actúan sobre este tipo de glándulas, bloqueando la producción de sudor. Son especialmente útiles en caso de sudoración excesiva en axilas, pies y manos, pero no deben emplearse en más del 10% de la superficie corporal a la vez.

Glándulas sudoríparas especiales o apocrinas

Existe otro tipo de glándulas sudoríparas, las apocrinas: sin embargo, éstas no tienen nada que ver con la regulación del calor corporal. Las glándulas apocrinas se concentran sobre todo en las axilas, aunque también se encuentran alrededor del ano, los genitales, los pezones, el conducto auditivo exterior y los párpados. Se cree que estas glándulas no cumplen ninguna función fisiológica ya que no se encuentran plenamente desarrolladas; originalmente se cree que tenían la misma función que las glándulas odoríferas de ciertos animales. A pesar de este subdesarrollo, son capaces de producir un olor que resulta desagradable para la mayor parte de la gente. Las glándulas sudoríparas apocrinas se ven afectadas por el nivel de hormonas sexuales en la sangre y, en el caso de las mujeres, por el ciclo menstrual.

¿Qué aspecto tienen las glándulas sudoríparas?

En la parte más cercana a la superficie de la piel, las glándulas sudoríparas se asemejan a un tubo, mientras que más abajo están enrolladas como un ovillo. Dentro de las glándulas encontramos las células responsables de la producción de sudor, así como una serie de fibras musculares y nerviosas capaces de afectar a su funcionamiento. El conducto exterior de las glándulas ecrinas o poro sudoríparo se abre directamente a la superficie de la piel, mientras que en las glándulas apocrinas el conducto exterior desemboca siempre en un folículo piloso.