Consejos para sobrellevar las comidas copiosas de Navidad

December 22, 2017

comidas copiosas

En Navidad, entre comidas de empresa, compromisos y cenas familiares comemos más de la cuenta. Sí, nos dejamos llevar por el espíritu de la fiesta y olvidamos ponernos ciertos límites. No pasa nada, un par de veces al año no hace daño, ¿verdad? Ahora bien, convivir con estos excesos no siempre es fácil, por eso, os dejamos una serie de consejos para sobrellevar las comidas copiosas durante las fiestas. Estate atento y no olvides hacerte con uno de nuestros antitranspirantes para sobrellevar cualquier situación estas navidades… ¡A disfrutar!

El primero, aunque no siempre fácil de seguir, es intentar no excederse. Evitar las tentaciones y la gula. Puede que todo esté muy rico, pero si comemos mucho más de la cuenta, lo único que conseguiremos es un dolor de estómago tremendo, acompañado de un malestar general que nos empañará la fiesta.

No te saltes ninguna comida. Aunque hayas quedado para comer, no dejes de desayunar ese día. Es importante no acudir a este tipo de eventos con un hambre canina. De igual manera, por mucho que hayas comido, no te saltes la cena, por muy ligera que la hagas.

Si el encuentro es de noche y os espera una copiosa cena, intenta ser consciente de todo lo que comas. Por ejemplo, colócate en el plato todos los entrantes que vayas a comer. De esta forma serás consciente de la cantidad de los mismos que vas a tomar y no caerás en la tentación de ir picoteando de aquí para allá.

A la hora de elegir el plato principal, apuesta por raciones pequeñas con poca salsa. No te preocupes, este tipo de comidas y cenas son bastante largas y va a ser imposible quedarse con hambre, por muy poco que te sirvas en el plato principal.

En el momento de los postres, la fruta será tu aliada. En caso de no tener acceso a este tipo de alimentos, escoge el postre que más te llame la atención y sírvete una ración pequeña. El objetivo es homenajearte con un toque dulce, no ahogarte en él. Lo mismo ocurre con los turrones, polvorones y mazapanes, cargados de grasa y azúcares… no muy recomendables tras una comida o cena copiosa. No dejes de comerlos, pero un pequeño control nunca viene mal.

Menos mal que durante estas fechas tendremos más de tiempo libre para poder ejercitarnos algo más y dar salida al exceso de calorías que ingerimos. Además, cuanto más comamos, más pesadas serán las digestiones y, a consecuencia, sudaremos más de lo habitual. Apuesta por un antitranspirante como Perspirex para mantener este a raya y concéntrate en estos consejos para no pasarte comiendo en Navidad.