Consejos para un 2013 sin sudor

3 enero, 2013 at 9:23

este año lograrás por fin solucionar el problema del sudor


¿Listo para empezar el 2013? ¡Nosotros sí! Queremos que este sea el año en que consigas librarte del problema de la sudoración excesiva, por eso hoy te dejamos esta recopilación de consejos para que disfrutes de un 2013 libre de sudor. ¡Feliz Año Nuevo!

1) Investiga tus opciones: por suerte, los tratamientos disponibles para el sudor no se acaban en los desodorantes. De hecho, este tipo de productos solo combaten el mal olor, pero no disminuyen la sudoración. La estrategia más eficaz consiste en usar un antitranspirante por las noches y tu desodorante habitual por las mañanas, después de haber lavado la zona. De esta manera nos aseguramos de combatir a la vez el sudor y el mal olor. Si el tratamiento con antitranspirantes no resulta efectivo, ha llegado la hora de hacer una visita al dermatólogo para que pueda recomendar otras opciones como la iontoforensis o el bótox.

2) Aunque parezca una contradicción, la práctica de ejercicio de manera regular puede ser una ayuda a la hora de controlar el problema de la sudoración y convivir con él. La actividad física genera endorfinas, que aumentan el bienestar mental, y es un gran aliado para combatir el exceso de peso (una de las posibles causas de sudoración). Por eso, hacer ejercicio nos ayudará a sudar menos y sentirnos mejor.

3) Échale un vistazo a tu armario: algunos tejidos hacen que la transpiración se acumule, mientras que otros facilitan la evaporación del sudor. Así mismo, unos colores y cortes resultan más “delatores” que otros.

4) Evita la cafeína, el alcohol y el exceso de especias, ya que pueden desencadenar el exceso de sudoración. También debes tener cuidado con los alimentos que pueden ocasionar un olor desagradable en el sudor, como el ajo, la cebolla o la col.

5) La sudoración es un problema de origen físico, pero los factores psicológicos también influyen a la hora de luchar contra el sudor. Es muy importante aprender a manejar el estrés y la ansiedad, ya que pueden desencadenar la sudoración excesiva. Para ello puedes valerte de técnicas de relajación como los ejercicios de respiración, yoga, tai chi o cualquier otra que te venga bien. Y recuerda: ¡una actitud positiva es la mitad de la batalla!

6) La información es un arma muy valiosa a la hora de luchar contra cualquier problema, y la sudoración no es una excepción.