Cosmética Natural (II): Aceite de Rosa Mosqueta

August 20, 2013

flor de rosa mosqueta

Durante las últimas décadas, las propiedades del Aceite de Rosa Mosqueta han experimentado una extraordinaria revalorización en el apartado de la cosmética natural, gracias tal vez a que ha dado tiempo a experimentar más sobre sus beneficios sobre la salud, sobre todo en procesos de cicatrización y regeneración de la piel.

Este aceite, que se consigue de la primera presión en frío de la simiente de un arbusto rosa eglanteria, se ha transformado en sinónimo de eterna juventud y ha copado la composición de miles de productos destinados a combatir los signos del envejecimiento y el deterioro epidérmico; desde cicatrices a estrías, de eliminación de manchas a disminución de arrugas.

No obstante, las propiedades de este aceite natural no se ciñen sólo a este campo. El aceite de rosa mosqueta también ha conquistado su espacio en los apartados de nutrición y dietética y en la famacopea médica. De hecho, este producto natural también se emplea en la recuperación de heridas por quemaduras e incluso en el daño producido en la piel por sesiones de radioterapia.

Sus maravillosos resultados se deben a una acertada combinación natural de ácidos grasos esenciales, vitaminas y antioxidantes, que le confieren propiedades singulares y únicas.

Por dentro, nuestro cuerpo también puede sentir los beneficios de la rosa mosqueta, que ahora ya puede consumirse en forma de infusión de té. Este método se ha demostrado válido en el refuerzo del sistema inmunológico, la lucha contra la diabetes, los cálculos biliares o la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Desde luego, este ‘milagroso’ producto natural se perfila como uno de los grandes candidatos para mantener una salud equilibrada por dentro y por fuera, ofreciéndonos sus fantásticas propiedades para la regeneración dérmica y contribuyendo, desde el interior a mejorar nuestro estado de salud.

Foto en CC: Wiki/Stan Shebs