Cosmética Natural (III): Aloe Vera

September 19, 2013

Aloe Vera

Conocida como ‘la planta milagro’, el aloe vera es uno de los más firmes aliados de la cosmética natural de todos los tiempos. La enorme lista de propiedades curativas y beneficiosas para la salud, granjearon a esta planta la admiración de todas las culturas desde tiempos de los antiguos egipcios, que la utilizaron como desodorante natural y eficaz antitranspirante, en una zona climática en la que controlar el sudor resulta difícil.

Para quien ha realizado un viaje por los fantásticos templos del Antiguo Egipto, le resultará familiar la presencia frecuente de plantas de aloe vera en los jeroglíficos de las paredes y en las hojas de papiro.

Cuatro milenios antes de nuestra era, estas ilustraciones confirmaban la relación cotidiana que los humanos mantenían con esta planta. La fascinación por el aloe continuó en civilizaciones posteriores, como atestigua una tablilla sumeria, del 2.100 antes de Cristo, en la que se detallan las propiedades farmacéuticas del aloe vera.

La lista de estas propiedades resulta prácticamente infinita, con importantes beneficios tanto para nuestra piel como para el interior de nuestro cuerpo: Reconstituyente de la mucosa del intestino; antiácido y efectivo contra las úlceras gastroduodenales; neutralizador microbiano; laxante; refuerza el sistema inmunológico; reconstituyente; analgésico y antipirético; cicatrizante y antiséptico para la piel; emoliente, antiinflamatorio, hidratante…

Su uso está muy integrado en la farmacopea contemporánea, desde cremas para combatir la psoriasis al tratamiento de quemaduras, regeneración celular o antiarrugas.

A estos fines esenciales de la cosmética natural, se unen ahora las investigaciones de sus capacidades nutritivas, gracias a sus 19 aminoácidos esenciales, su contenido proteínico, su docena de vitaminas y sus 20 minerales.

Foto en Creative Commons: Flickr/Kumaravel