Cosmética Natural (IV): Karité

October 17, 2013

Cosmética Natural: Karité

Karité significa literalmente ‘árbol de manteca’ y, en occidente, lo hemos ‘descubierto’ hace relativamente poco, aunque lleva entre nosotros desde el siglo XVII. No obstante, en África su uso se remonta prácticamente al inicio de los tiempos y cada pueblo, cada tribu posee sus propias pócimas, recetas, platos… todos ellos con el empleo de la manteca de karité como base.

En el caso de su utilidad dentro del apartado de la cosmética natural, la experiencia también nos llega desde las tierras africanas, donde ha sido destinado desde hace siglos al cuidado de la piel, la cicatrización y regeneración celular, la protección contra el fortísimo sol africano tanto para la piel como para el cabello.

En un lugar donde las temperaturas son bien extremas, el calor y el sudor dificultan la reestructuración celular. Los africanos descubrieron que la manteca de karité podía ayudarles a prevenir y sanar llagas, heridas, la sequedad de los labios y hasta las grietas del pecho de las madres en periodo de lactancia.

El karité se usa también como bálsamo en el cuidado de la piel del bebé, protegiéndolo de rozaduras, rojeces producidas por el pañal y granitos provocados por el sudor, en lo que se conoce como miliaria, una dermatitis producida por la acumulación de sudor por obstrucción de los conductos ecrinos común en los recién nacidos por su inmadurez, pero también en personas que realizan ejercicio con ropa muy ajustada. El karité ayudará a aliviar este tipo de dermatitis provocada por el sudor de una manera natural y nada agresiva.

En occidente hemos aprovechado todo este conocimiento para tratar las nueces de este gigantesco árbol, que llega a sobrepasar los 15 metros de altura, y sacar el mayor partido dentro del campo de la cosmética natural. Son muchos los productos de higiene y belleza que incluyen el karité como componente principal: bronceadores con protección solar, cremas antiedad, mascarillas capilares, antiinflamatorios, antiestrías, relajante muscular…

Eso sí, hemos de tener en cuenta un dato a la hora de asegurarnos que el producto que compramos lleva auténtico karité. Debemos fijarnos que en el envase incluye las palabras Butyrospermum parkii o Vitellaria paradoxaque son sus denominaciones botánicas, de no ser así estaremos hablando de otra cosa.

Foto en CC: Al Fondo del Espejo