Cosmética natural (V): aceite esencial de Salvia para combatir el sudor

28 noviembre, 2013 at 7:21

aceite esencial de Salvia

Salvia deriva de la palabra latina salvare, que significa salvar y, desde tiempos remotos, griegos y romanos se beneficiaron de sus cualidades, confiriéndole propiedades sagradas y catalogándola como una de las plantas esenciales de la Antigüedad. Sus usos eran múltiples y variados, desde aplicaciones para las hemorroides hasta friegas con hojas en la boca para evitar la halitosis.

Estómago, riñones, ovarios, circulación sanguínea, sistema nervioso… apenas si existen órganos y procesos del cuerpo humano que no salgan beneficiados con el uso de este producto que también es utilizado como cosmética natural. En este sentido, el aceite esencial de salvia ayuda a combatir el sudor.

A pesar de sus beneficios, la salvia tiene contraindicaciones, por lo que si se está embarazada o en lactancia, se padece insuficiencia renal o alguna otra enfermedad de importancia, es recomendable consultar con el médico antes de utilizarla.

Dicho esto, hoy hablaremos del aceite esencial de salvia, un producto que por sus cualidades alivia de manera notable las molestias derivadas del exceso de sudoración. Lo cierto es que, en este sentido, la salvia ha sido utilizado desde tiempo inmemorial para aliviar síntomas relacionados con la menopausia y, entre ellos, figuran los sofocos, los sudores nocturnos o los golpes de calor.

Igualmente, las aplicaciones de su aceite esencial permiten que las personas que padecen exceso de sudor puedan mitigar sus inconvenientes. Ello es posible gracias a que la esencia de salvia ‘adormece’ los receptores nerviosos de las glándulas encargadas de producir el sudor. De este modo, el aceite esencial de salvia inhibe la actividad de las glándulas sudoríparas y, por si fuera poco, también actúa como desodorante. No podíamos pedir más a un remedio tan sencillo.

Por supuesto, este remedio natural será una ayuda, pero resultará insuficiente para acatar problemas de sudoración más pronunciados, para lo cual recomendamos el uso de un antitranspirante como Perspirex.

Foto en CC: M. Martín Vicente