Cosmética Natural (VII): Caléndula para combatir las bacterias del sudor

February 18, 2014

Caléndula para combatir las bacterias del sudor

La caléndula, cuyo nombre científico es Calendula officinalis, pertenece a una de las familias más amplias de plantas, las asteráceas. Es originaria del sur de Europa y oriente, aunque en la actualidad se ha adaptado prácticamente a cualquier región.

Esta planta ha sido empleada, desde tiempos remotos, para todo tipo de afecciones gracias a su amplio rango de propiedades ya que es antiséptica, antiespasmódica, astringente, diaforética, antibacteriana, emenagoga (provoca la menstruación) e inmunomoduladora.

Existe en el mercado una infinidad de productos cosméticos a base de caléndula eficaces contra el acné, contusiones, golpes, torceduras, eczemas, quemaduras leves, picaduras de insectos y medusas, irritaciones cutáneas y oculares, amenorrea, dismenorrea y vulvovaginitis. Por si fuera poco, esta planta también es antiparasitaria, sudorífica e hipotensora.

No es de extrañar que los egipcios, griegos y romanos consideraran a la caléndula como una planta milagrosa. A día de hoy, como ya hemos mencionado, la utilizamos con fines medicinales y cosméticos, entre ellos, por supuesto, el tratamiento del sudor.

Esta beneficiosa planta contiene ácido gentístico y ácido málico, lo que la dota de su práctico efecto antibacteriano. A estas alturas, todas somos conscientes de que el mal olor corporal que se asocia al sudor se corresponde con las reacciones de las bacterias con el medio que nos rodea… No se trata de un antitranspirante, pero sí de una planta natural que nos ayudará a mantener la piel libre de bacterias. Además, podemos obtener beneficio de sus propiedades mediante infusiones, tinturas, lociones, cremas o aceites esenciales.

Foto en CC: Flickr/InAweofGod’sCreation