Cuidados de salud en verano: golpes de calor, insolaciones, deshidratación…

July 9, 2012

refrescarnos en verano

Para muchos, el verano es una de las épocas más esperadas del año: las horas de trabajo se reducen, disfrutamos de viajes y actividades al aire libre… Pero para disfrutar de un verano sin problemas de salud, no sólo debemos protegernos del exceso de sudor sino también tomar una serie de precauciones para protegernos de las altas temperaturas. 

Combatir el calor

Para protegernos de las altas temperaturas en verano, se recomienda cerrar las ventanas de día, ventilar la casa por la tarde/noche y evitar las actividades intensas durante las horas de más calor. También hay que prestar atención a los cambios de temperatura, sobre todo al entrar o salir de lugares con aire acondicionado o al montar en el coche.

Prevenir la deshidratación

Hablamos de deshidratación cuando las pérdidas de agua (a través del sudor, evaporación, orina, etc.) superan a los líquidos ingeridos, provocando vómitos, fiebre, golpes de calor y otros síntomas. Los niños y los ancianos son especialmente vulnerables a la deshidratación.

Pra prevenir este problema, debemos protegernos del exceso de calor, evitar el ejercicio físico en ambientes calurosos y aumentar el consumo de líquidos, procurando beber antes de tener sed. También es importante evitar las bebidas con cafeína y las alcohólicas.

Insolaciones

La insolación es el resultado de la exposición excesiva al sol. Sus síntomas son dolor de cabeza, fiebre, agotamiento, vómitos… Para prevenirla se aconseja evitar el sol de mediodía, protegerse la cabeza y exponerse al calor de manera progresiva. Si ya se están experimentando síntomas de insolación, lo más recomendable es descansar en un lugar fresco con las piernas elevadas y colocar compresas frías por todo el cuerpo.

Quemaduras solares

Las quemaduras solares no sólo son dolorosas e incómodas, sino que constituyen un factor de riesgo de cáncer de piel, por lo que es muy importante protegerse contra ellas. Para ello, se debe usar siempre un factor de protección solar alto, reaplicando el producto de manera frecuente, y evitar la exposición al sol de 11 de la mañana a 4 de la tarde.

Si ya es demasiado tarde, podemos tratar las quemaduras con compresas de agua fría, tomar ibuprofeno para aliviar el dolor y aplicar cremas a base de aloe vera. Si se trata de una quemadura grave o con ampollas, es aconsejable consultar con el médico.

¡Feliz verano!