Curiosidades: el sudor inglés

July 22, 2011

peste

El sudor inglés fue una curiosa epidemia que apareció por primera vez en 1485. Como probablemente habréis adivinado, este nombre se debía a que su principal síntoma era una profusa sudoración. Procedente de Inglaterra, los sucesivos brotes de esta enfermedad se extendieron por todo el centro de Europa.

El sudor inglés era una enfermedad temible, muy contagiosa y frecuentemente mortal. Además del sudor, entre sus síntomas se contaban mareos, dolores musculares, erupciones cutáneas, agotamiento y hemorragias nasales. Su evolución era extraordinariamente rápida, ya que la mayoría de los pacientes fallecían entre 4 y 12 horas después del inicio de los síntomas. Los pocos que lograban aguantar 24 horas generalmente sobrevivían.

A día de hoy, el sudor inglés sigue estando rodeado de misterio, ya que no se conocen sus causas ni de qué tipo de enfermedad se trataba; sus síntomas y evolución eran muy diferentes a los de las pestes típicas de la época. A diferencia de otras enfermedades medievales, el sudor inglés afectaba por igual a ricos y pobres, y los niños y ancianos eran inmunes a ella: afectaba casi exclusivamente a hombres jóvenes.

Durante los siglos XV y XVI se dieron varios brotes de esta enfermedad en Europa, con una duración de en torno a dos semanas cada uno. El último se produjo en 1551 y desde entonces (¡afortunadamente!) no ha vuelto a registrarse ningún caso de esta trágica enfermedad.