Diferencias entre un desodorante y un antitranspirante

December 2, 2011

Cuando se trata de afrontar el problema de la sudoración excesiva, los tratamientos externos suelen ser la primera opción a probar. Entre ellos se encuentran los desodorantes y los antitranspirantes, y existe una gran confusión entre ambos. Hoy te explicamos los parecidos y diferencias entre los dos.

 Efectividad

Un producto se denomina “desodorante” si consigue menos de un 20% de reducción en la producción de sudor, y antitranspirante si supera este porcentaje. Un “antitranspirante extra eficaz” es el que elimina más de un 30% de la producción de sudoración, y algunos de ellos llegan hasta un 65%. Si lo que queremos es sudar menos en un área determinada, el producto adecuado es el antitranspirante.

También existen diferencias en cuanto a la duración del efecto: los desodorantes se mantienen en torno a las 12 horas, mientras que los antitranspirantes llegan a tener entre 3 y 5 días de efectividad. Esto no implica que haya que pasar este tiempo sin ducharse – mantener la higiene habitual no afecta a la reducción de sudor.

 Efecto antibacteriano

Los desodorantes tienen un ligero efecto antibacteriano, lo que contribuye a reducir el mal olor corporal causado por las bacterias de la piel. En los antitranspirantes, este efecto es más fuerte.

Perfume

Los desodorantes incluyen perfume, y se encuentran disponibles en una gran variedad de fragancias. En casos de sudoración excesiva o bromhidrosis, esta fragancia se mezcla con el propio olor corporal, produciendo un ‘cóctel’ no demasiado agradable.

La mayoría de los antitranspirantes no incluyen perfume, aunque algunos de ellos son compatibles con el uso de desodorantes perfumados.

 Modo de empleo

Los desodorantes pueden usarse en todo el cuerpo. Lo habitual es aplicarlos por la mañana, después de la ducha. En cambio, los antitranspirantes deben aplicarse por la noche, para que tengan tiempo de actuar sobre las glándulas sudoríparas mientras dormimos. Además, no deben usarse en más de 10% de la superficie corporal a la vez. Antes de usar un antitranspirante, es importante leer cuidadosamente el modo de empleo.

Conclusión

Los desodorantes son adecuados para personas con una sudoración ligera que quieren una pequeña ayuda para el olor corporal. Para asegurarse de reducir al mínimo la sudoración ocasional (por ejemplo, ante un evento importante, presentaciones, bodas…) o en casos de hiperhidrosis, es más aconsejable recurrir a un antitranspirante de farmacia.