Edredones de plumas: ¿Por qué hacen sudar tanto?

22 enero, 2014 at 15:10

Edredones de plumas: ¿Por qué hacen sudar tanto?

Durante las estaciones de otoño e invierno cambiamos nuestra ropa de cama por los clásicos edredones nórdicos, para pasar menos frío mientras descansamos por las noches. Lo que seguramente no sabías es que, dependiendo del material con el que el edredón se haya fabricado, sentiremos más frío o más calor.

Hay tres tipos de edredones: de plumón, de poliéster y de seda. Sin entrar en detalles todavía, lo que debe quedarnos claro es que tanto si pasamos frío con ellos como si nos hacen sudar de manera excesiva, el edredón no nos está resultando beneficioso.

En el caso de los dos primeros, los edredones clásicos de plumas o poliéster, se someten al sistema tradicional de “tog” o grosor. Esto quiere decir que al cubrirnos con ellos se forma una capa voluminosa sobre el cuerpo y, a mayor volumen, más alto es el tog. Sin embargo, en el caso de los edredones de seda, bastante más ligeros que los de plumón, conseguimos que envuelvan nuestro cuerpo adaptándose a la perfección.

El motivo por el que los edredones de plumas nos hacen sudar tanto está relacionado con el mencionado tog, pues hace que se cree una barrera física con nuestro cuerpo, reflejando el calor sin expandirlo, lo que provoca que con el paso de las horas comencemos a sudar, con las consecuentes molestias asociadas: te destapas, te tapas, te despiertas cada poco tiempo, no descansas bien y, al levantarte, lo más probable es que huelas a sudor.

Sin embargo, esto no sucede con los edredones de seda, pues están diseñados para que el aire fluya y así poder mantener una temperatura corporal regulada de forma natural, independientemente de si es verano o invierno.

Ahora bien, no siempre tenemos la opción de poder hacernos con un edredón de seda. Así que, si lo que tenemos son edredones de plumón o poliéster y sudamos demasiado con ellos cada noche, qué mejor que buscarnos un aliado como Perspirex, el antitranspirante más eficaz del mercado.

Foto en CC: Flickr/WayTru