El paipái, otra forma de luchar contra el sudor

April 30, 2013

Paipai

De rafia, de cartón, de seda, de papel de arroz… mil y un materiales para el hermano más simple del abanico: el paipái. Se pusieron de moda en otros tiempos en que ventiladores y aires acondicionados ni siquiera estaban en la mente de un inventor y fue otra forma, más simple, de luchar contra el calor y el sudor.

Hoy la tecnología ha desarrollado sistemas de aireado y refrigeración capaces de hacernos tiritar en pleno verano. Sin embargo, sigue habiendo algunos lugares que escapan al aire acondicionado. Un buen antitranspirante como Perspirex y un paipái y adiós sudores.

Este artilugio ligero y manejable, que hunde sus raíces en antiguas dinastías orientales, supo servir desde el principio para aliviar los calores tanto de hombres como de mujeres. Esta universalidad sigue en la actualidad, con lo que se ha convertido en un complemento unisex al que se recurre incluso en importantes eventos sociales.

Es el caso de las bodas que se celebran en primavera y verano. La costumbre ha convertido en tendencia el hecho de que los novios obsequien con paipáis a los invitados, antes de la ceremonia. De este modo y aunque haga calor, los asistentes al enlace podrán hacer frente al sudor a golpe de paipái. Grandes y pequeños, hombres y mujeres, jóvenes y mayores pueden usarlo sin saltarse ningún tipo de protocolo.

Está claro que si el paipái lleva tantos años entre nosotros y sigue teniendo tanta aceptación es porque su uso ha resultado infaliblemente cómodo. Ropa adecuada, nuestro antitranspirante de confianza y un paipái: adiós sudor.

Foto en Creative Commons: Kricket