El por qué de la sudoración excesiva

10 agosto, 2020 at 9:00

el porqué de la sudoración excesiva

La sudoración excesiva o hiperhidrosis es una condición médica que puede afectar entre el 2 y el 4% de la población a nivel mundial. A pesar de que en la mayoría de pacientes no conlleva ningún problema de salud, sí que puede conllevar determinados problemas estéticos, afectando a la comodidad de las personas que la padecen en algunas situaciones de su vida diaria.

El proceso fisiológico de la sudoración forma parte de los mecanismos de regulación de nuestro cuerpo. Sin embargo, cuando se suda más de lo normal sin ningún motivo aparente, puede llegar a convertirse en una gran preocupación.

¿Por qué se produce la sudoración excesiva y cómo se puede tratar este problema? Existen varios motivos y tratamientos posibles según las necesidades de cada paciente.

¿Por qué tengo sudoración excesiva?

La hiperhidrosis tiene una incidencia de alrededor del 3% en la población, afectando por igual a hombres y mujeres. Este problema puede darse también en niños, y sobre todo se manifiesta a partir de la pubertad, como es el caso de la hiperhidrosis primaria, la presentación de la sudoración excesiva más frecuente.

El sudor se produce para mantener el cuerpo fresco en situaciones de aumento de la temperatura. No obstante, hay algunas personas que sudan más que otras, o que presentan una mayor sudoración antes situaciones de estrés o miedo.

Las personas que hiperhidrosis presentan unas glándulas sudoríparas con mayor actividad. Aunque no se conoce la etimología concreta de esta afección, podría tener un componente hereditario. Esta sudoración excesiva es la que se conoce como hiperhidrosis primaria, y suele afectar a las manos, los pies y las axilas. Otras zonas muy comunes son el rostro, el cuero cabelludo y la zona genital.

Cuando la sudoración en exceso está ocasionada por algún tipo de problema de salud, se denomina hiperhidrosis secundaria y se presenta en todo el cuerpo o en una zona concreta.

¿Por qué el sudor es un mecanismo de regulación térmica?

El cuerpo humano es un sistema complejo que necesita mantener una temperatura constante para llevar a cabo sus funciones básicas. Para que no se vea afectado por las variaciones de temperatura corporal, la sudoración es un mecanismo muy preciso que ayuda en la regulación de la temperatura corporal.

Gracias al sudor, el cuerpo libera calor, refrescando la piel cuando se produce la evaporación del sudor al contacto con el exterior. Esta regulación es de suma importancia cuando hay una temperatura ambiente elevada, pero también en situaciones de tensión en la que el organismo aumenta la temperatura y necesita bajarla rápidamente.

Causas de la sudoración excesiva

Más allá de los mecanismos de termorregulación naturales que se dan en el cuerpo humano, existen algunos problemas físicos que causan hiperhidrosis secundaria. Entre ellos se pueden destacar los siguientes:

  • Infecciones
  • Ansiedad
  • Menopausia
  • Hipertiroidismo
  • Trastornos del control de la glucemia
  • Enfermedad coronaria
  • Enfermedad pulmonar
  • Accidente cerebrovascular
  • Lesión medular
  • Enfermedad de Párkinson
  • Cáncer

Existen algunos tipos de medicamentos que podrían provocar una sudoración intensa, ya sea por un abuso de su consumo o por la abstinencia ocasionada por la toma de opioides. El consumo excesivo de otras sustancias alteran el nivel de sudoración, ocasionando una sudoración generalizada.

¿Por qué tengo sudoración excesiva en todo el cuerpo?

A diferencia de la hiperhidrosis primaria, que suele estar localizada en una zona limitada a las axilas, palmas de las manos, plantas de los pies y otras regiones específicas, la sudoración excesiva secundaria puede ser focal o generalizada.

La forma de manifestación más frecuente de la hipersudoración secundaria es a través de una mayor actividad de las glándulas sudoríparas de todo el cuerpo. Esta sudoración excesiva en todo el cuerpo es consecuencia de alguna de las causas ya mencionadas, como la presencia de algún tipo de tumor maligno, problemas de estrés o ansiedad, insuficiencia respiratoria, diabetes o alteraciones de la glándula tiroidea.

Además de estos problemas de salud, algunas personas padecen un problema de sudoración nocturna excesiva, que puede estar o no relacionada con la hiperhidrosis secundaria.

¿Por qué tengo sudoraciones nocturnas?

Muchas personas que no suelen tener problemas de sudoración en su día a día, se levantan cada mañana con las sábanas empapadas en sudor. La sudoración excesiva nocturna es incluso más común en la población, afectando sobre todo al sexo masculino y a la mujer madura.

El consumo de pastillas, tomar alcohol antes de dormir, los cambios hormonales y los problemas respiratorios que se acentúan durante el sueño, son algunas de las causas más comunes.

¿Tú también te preguntas ‘por qué me da sudoración nocturna cuando no tengo ningún problema de hiperhidrosis durante el día’? Es el momento de analizar tus hábitos nocturnos y ponerle solución para que no se convierta en un problema.

Tratamiento de la sudoración excesiva

Según el tipo de sudoración excesiva que presente cada persona, se puede recurrir a un tratamiento u otro para controlar este mecanismo de regulación corporal.

En el caso de la hiperhidrosis secundaria, lo más recomendable es acudir a un médico y tratar correctamente el problema de salud que provoca esta afección. En la mayoría de los pacientes, suele haber muy buenos resultados cuando la hipersudoración corresponde a un síntoma secundario de otra afección médica.

El uso de antitranspirantes tópicos es una excelente opción combatir la sudoración focal, escogiendo el producto más adecuado según la zona a tratar. Perspirex ayuda a disminuir el flujo de sudor de manera eficaz, en zonas del cuerpo concretas como axilas, manos y pies, con tan solo aplicarlo de 1 a 3 veces por semana.

La sudoración excesiva es un problema más común de lo que piensan muchas de las personas que lo sufren a diario. Conocer la causa es el primer paso para encontrar la solución más eficiente tratando la afección de de la forma más adecuada y evitando las consecuencias que tiene la hiperhidrosis a nivel psicológico y social.