Las flores de Bach como tratamiento alternativo para la hiperhidrosis

September 19, 2011

terapias alternativas para la sudoración excesiva

Las Flores de Bach son una serie de esencias naturales utilizadas para tratar diversas situaciones emocionales, como miedos, soledad, desesperación, estrés, depresión y obsesiones. Fueron descubiertas por Edward Bach entre los años 1926 y 1934.

Su teoría era que las enfermedades físicas tienen un origen emocional, y que si los conflictos emocionales subsisten por mucho tiempo, la enfermedad del cuerpo empieza a aparecer, Sin embargo, al restaurar el equilibrio emocional se resuelve la enfermedad física. Fue de esta forma que desarrolló la Terapia de las emociones, que consiste en 38 esencias naturales diferentes que pueden usarse para combatir diversos problemas de salud.

Como ya hemos visto en este blog, la ansiedad puede contribuir a agravar  los problemas de sudoración excesiva, dando lugar a un auténtico “círculo vicioso”: a mayor ansiedad, más se suda, y a su vez esta sudoración incrementa el grado de ansiedad. El tratamiento de la ansiedad con flores de Bach se puede complementar con otros tratamientos como la terapia psicológica.  Dependiendo del origen de la ansiedad y sus síntomas, se aconsejan diferentes esencias:

Aspen (populos tremula): es el remedio principal para la ansiedad, para los temores y miedos indefinidos.

Agrimonia (agrimonia eupatoria): para los que ocultan sus verdaderos sentimientos.

Centaury (centaurium umbellatum): para los que sufren por agradar a los demás.

Achicoria: para los que anteponen las necesidades de otros y tienden a ser sobreprotectores.

Crab apple (manzano silvestre): la más indicada para la mayoría de los casos de hiperhidrosis, ya que combate la ansiedad asociada al sentimiento de suciedad o impureza.

Larch (alerce): indicada para quienes tienen un excesivo miedo al fracaso.

Red chesnut (castaño rojo): combate la ansiedad relacionada con la preocupación por la seguridad de otros.

Sweet chesnut (castaño dulce): para casos extremos, donde la ansiedad se hace insoportable.

White chesnut (castaño blanco): cuando la ansiedad está originada por pensamientos repetitivos (por ejemplo, la obsesión por tener manchas de sudor en la ropa).

Para casos de hiperhidrosis asociadas a fobia social, se pueden prescribir flores de Bach de la familia “para combatir los miedos”, que incluye Cherry plum, Mimulus y Rock Rose.

La pregunta es, ¿las flores de Bach tienen un efecto real, o son sólo un placebo? Lo cierto es que no hay evidencias científicas de su efectividad, pero muchos testimonios hablan a su favor. En cualquier caso se trata de disoluciones con muy poca concentración de principios activos y no parece que sean perjudiciales para la salud. Para más información sobre los estudios realizados al respecto, os recomendamos visitar este artículo de Wikipedia sobre estudios científicos acerca de las flores de Bach.

Y vosotros, ¿habéis probado este tipo de tratamiento alguna vez? ¡Animaros a comentar!