Hidradenitis o inflamación de las glándulas sudoríparas

October 26, 2011

Diagrama de la piel humana

La hidradenitis supurativa es una enfermedad crónica que afecta a las glándulas sudoríparas apocrinas (no relacionadas con la regulación de la temperatura corporal) y se considera una forma grave de acné.

La hidradenitis se produce cuando las glándulas sudoríparas y los folículos pilosos se obstruyen, sin que se sepa exactamente cuál es su causa. Esta obstrucción da lugar a protuberancias o llagas rojizas y dolorosas, que se localizan en zonas con vello o donde los pliegues de la piel se rozan: axilas, ingles, ano y senos (en el caso de las mujeres). Las protuberancias crecen, se inflaman y supuran, y en ocasiones producen picor y mal olor en la zona afectada.

Esta enfermedad es más frecuente en mujeres que en hombres, y se cree que intervienen factores genéticos. Asimismo, las personas con antecedentes de acné grave son más susceptibles de padecer hidradenitis. No es contagiosa, ni está relacionada con problemas de higiene (al igual que la hiperhidrosis).

El tratamiento de la hidradenitis dependerá de su gravedad. Para casos leves, la aplicación de compresas tibias en el área afectada y el lavado con jabón antibacteriano podrían ser suficientes. Cuando el problema es más grave se suele tratar con antibióticos orales o tópicos y, en los casos más persistentes, cirugía.

Aunque no existe una manera totalmente segura de prevenir la hidradenitis, los siguientes consejos pueden resultar de ayuda:

– Evitar las ropas ajustadas y sintéticas, así como los climas calurosos y húmedos.

– No aplicar desodorantes en el área afectada.

– No afeitarse la zona.

– Controlar el estrés.

– Unos hábitos saludables de sueño y ejercicio también podrían ayudar a prevenir la aparición de inflamaciones.