¿Qué es la hiperhidrosis facial? Causas, síntomas y soluciones

8 octubre, 2020 at 9:00

hiperhidrosis facial

La hiperhidrosis, o producción excesiva de sudor, puede afectar también a la piel del rostro. Conocida como hiperhidrosis facial, este exceso de transpiración supone graves problemas sociales e inseguridades a aquellas personas que la padecen de manera frecuente.

El rostro es la zona más visible de nuestro cuerpo. A diferencia de otras zonas, no podemos tapar la cara y disimular la hiperhidrosis facial que provoca tanto daño en la autoestima.

La producción de sudor de forma descompensada dónde no corresponde de manera natural puede tener o no un desencadenante evidente. Sin embargo, los tratamientos son más limitados que en el caso de la hiperhidrosis en axilas, manos, pies, y otras partes del cuerpo concretas.

Descubre todo lo que debes saber sobre la hiperhidrosis facial, cómo combatirla y qué tratamiento es el más efectivo para evitar el gran malestar que produce.

¿Qué es la hiperhidrosis facial?

La hiperhidrosis facial es un exceso de sudoración en la cara, afectando en algunas personas al cuero cabelludo y el cuello.

Estos mecanismos naturales de producción de sudor son cuidadosamente controlados por el sistema nervioso. No obstante, hay algunas personas que en determinadas ocasiones, y sin motivo aparente, presentan una sudoración mayor de lo normal, localizándose sobre todo en la frente, sienes, cuero cabelludo y nuca.

¿Por qué sudamos en exceso por la cara?

El motivo es muy sencillo: la piel del rostro contiene una gran cantidad de glándulas sudoríparas ecrinas. Estas glándulas de la piel son las encargadas de la producción de sudor con la finalidad de regular la temperatura corporal.

Al practicar ejercicio es evidente la presencia de las glándulas sobre todo en zonas localizadas como la frente o el cuello. Ante un esfuerzo físico, la temperatura corporal aumenta, y el sudor es el mecanismo que utiliza el cuerpo para regularla, a través de su evaporación, bajando la temperatura de manera controlada.

Causas de la hiperhidrosis facial

De la misma forma que ocurre con la sudoración excesiva en otras partes del cuerpo, no se conocen las causas exactas de un exceso de sudoración en el rostro. Lo normal es sudar cuando hace calor, al practicar ejercicio o en un momento de tensión. Pero esta respuesta de las glándulas sudoríparas del rostro no siempre encaja con las situaciones habituales.

En algunas personas se cree que podría haber cierto factor genético, siendo más frecuente el exceso de sudoración cuando hay algún familiar que lo sufre de la misma forma.

Otras posibles causas son los factores ambientales, el estrés, la ansiedad, e incluso algunos tratamientos médicos o determinadas enfermedades, que provocan una hiperhidrosis facial como efecto secundario.

Hiperhidrosis facial y sus síntomas

El síntoma más característico de la hiperhidrosis facial es la sudoración excesiva localizada en el rostro, cuero cabelludo y cuello. Este sudor se manifiesta en forma de abundantes gotas, humedeciendo el cabello, la cara, e incluso la ropa.

Si bien es normal sudar en esta parte del cuerpo en ocasiones concretas, cuando la cantidad de sudor es excesiva puede provocar un problema social en los pacientes afectados. El no poder controlar la hiperhidrosis genera mayor angustia en la persona, con una retroalimentación positiva que marca las relaciones sociales y le afecta en el ámbito laboral de forma negativa.

Hay ocasiones y casos en los que la actividad de las glándulas sudoríparas de otras zonas del cuerpo se activan al mismo tiempo que las del rostro. Cuando esto ocurre de manera espontánea y sin motivo aparente, es necesario determinar si se trata de una hiperhidrosis primaria focal o una hiperhidrosis secundaria generalizada provocada por algún tratamiento, la toma de medicamentos o una enfermedad subyacente.

¿Cómo curar la hiperhidrosis en la cara?

Existen tratamientos muy efectivos para mejorar la calidad de vida de aquellas personas que sufren de hiperhidrosis en zonas habituales del cuerpo como son las axilas, pies, manos, e incluso en la ingle. Sin embargo, y aunque la hiperhidrosis facial es una de las formas de manifestación más molestas, los tratamiento son más limitados en esta parte del cuerpo.

No todos los tipos de tratamientos para la sudoración axilar o palmar se pueden utilizar sobre la piel del rostro. Para el tratamiento de la hiperhidrosis facial, la Asociación Internacional de Hiperhidrosis recomienda dos soluciones para atacar este problema y mejorar la calidad de vida de las personas que lo padecen.

Antitranspirantes suaves

El uso de antitranspirantes adecuados para zonas delicadas, como Perspirex Confort, está indicado para el tratamiento de la hiperhidrosis facial. Se trata de un producto en formato roll-on que se puede poner sobre la piel del rostro y el cuello, controlando la producción de sudor con una elevada eficacia de hasta 3 días de duración desde su aplicación.

Se recomienda hacer una prueba de tolerancia aplicando el producto en una pequeña zona de la cara, esperando 24 horas para comprobar que no se produzca ninguna reacción adversa o irritación. Los productos antitranspirantes nunca se deben poner en zonas alrededor de los ojos y otras mucosas.

Botox

Cuando el problema de hiperhidrosis es mucho mayor, o el uso de antitranspirantes no es suficiente o adecuado en el rostro, la inyección de botox en la frente y el cuero cabelludo es una alternativa.

Este tratamiento debe aplicarlo un médico especializado, y tiene una duración de 6 a 8 meses. Es necesario tener en cuenta que existen algunos efectos secundarios asociados al botox contra la sudoración excesiva.

Ante cualquier duda sobre cómo combatir la hiperhidrosis facial, lo recomendable es acudir primero a un médico o especialista. Llevar un estilo de vida saludable y buscar apoyo psicológico por parte de un profesional cualificado es parte del tratamiento para mejorar los síntomas y aprender a sobrellevar este problema que afecta a tantas personas en todo el mundo.