¿Hiperhidrosis primaria o hiperhidrosis secundaria?

26 noviembre, 2012 at 12:11

hiperhidrosis: ¿primaria o secundaria?


Ante un problema de sudoración excesiva o hiperhidrosis, el primer paso es tratar de averiguar cuál es el origen del sudor. Esto nos permite distinguir entre dos tipos diferentes de sudoración excesiva o hiperhidrosis:

  • La hiperhidrosis primaria afecta a entre un 1 y un 3% de la población mundial. En estos casos el sudor no tiene una causa identificable, aunque se cree que los factores genéticos influyen. Los afectados de hiperhidrosis primaria presentan síntomas desde edades tempranas, casi siempre antes de los 25.
  • En cambio, en la hiperhidrosis secundaria el sudor es la consecuencia de una medicación o de una enfermedad subyacente, y por ello suele aparecer de manera repentina.

Para saber a qué tipo de hiperhidrosis nos enfrentamos, la doctora Dee Anna Glaser (miembro fundador de la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis) recomienda hacerse las siguientes preguntas:

  • ¿Afecta al sudor a ambos lados del cuerpo y con una intensidad más o menos simétrica?
  • ¿El exceso de sudor dificulta las actividades diarias?
  • ¿Sufres al menos un episodio de sudoración excesiva a la semana?
  • ¿El exceso de sudor comenzó antes de cumplir los 25?
  • ¿Tienes algún familiar que también sufra problemas de sudoración excesiva?
  • ¿Dejas de sudar mientras duermes?

Si has respondido “sí” a al menos dos de las preguntas anteriores, lo más probable es que padezcas hiperhidrosis primaria. Si este es tu caso, recomendamos probar a tratar la sudoración localizada mediante un antitranspirante a base de cloruro de aluminio como Perspirex, prestando especial atención al modo de empleo. Si esta solución no funciona, el siguiente paso es consultar con un dermatólogo que tenga experiencia en este tipo de problemas. Este especialista podrá recomendar el tratamiento más adecuado a tu caso.

Si tienes problemas de sudoración excesiva pero no cumples los criterios indicados arriba, es posible que se trate de un caso de hiperhidrosis secundaria u originada por una causa subyacente. Para solucionar el problema, debes visitar a un médico de cabecera, que podrá ayudarte a identificar la medicación o patología que está causando el sudor y ponerle solución.

Fuente: Sociedad Internacional de Hiperhidrosis