Hiperhidrosis: la guía completa de los diferentes tipos de sudoración excesiva

July 18, 2022

La hiperhidrosis o sudoración excesiva es una afección que se caracteriza por un aumento de la sudoración en ciertas partes del cuerpo cuando las glándulas sudoríparas se vuelven hiperactivas. Aunque todos sudamos, aquellas personas que sufren de hiperhidrosis sudan más de lo habitual, lo que puede conllevar mayores molestias e incomodidad en el día a día.

Más allá de la sudoración excesiva de las axilas, existen diferentes tipos de hiperhidrosis en determinadas partes del cuerpo. En esta guía, repasamos los tipos de sudoración excesiva más comunes entre los que destacan la hiperhidrosis axilar, palmar, plantar, facial y genital.

Índice de contenidos

 

Tipos de hiperhidrosis en el cuerpo

Tenemos millones de glándulas sudoríparas repartidas por el cuerpo. Se suelen encontrar de forma más abundante en las palmas de las manos y plantas de los pies, y en menor medida en la cabeza, las axilas, el tronco del cuerpo y en las diferentes extremidades.

Si bien su función es vital para el buen funcionamiento de nuestros cuerpos, ya que regulan la temperatura, cuando están demasiado activas y producen mucha sudoración, pueden convertirse en un verdadero problema para algunas personas.

A continuación, hacemos un repaso de los diferentes tipos de hiperhidrosis existentes según la parte del cuerpo afectada por la sudoración excesiva.

La hiperhidrosis plantar

La hiperhidrosis plantar es más conocida como sudor excesivo de pies. Como su nombre indica, se refiere a una sudoración más fuerte de lo habitual en las plantas de los pies, que puede llegar a causar gran incomodidad en la persona que lo padece.

Así, entre los principales problemas de la hiperhidrosis plantar se encuentran las dificultades añadidas en el día a día (como para andar en verano en chanclas o zapatos con menor sujeción, empapar calcetines y estropear los calzados debido a la humedad), así como posibles afecciones como  mal olor de pies, pie de atleta y hongos en las uñas.

En este artículo te explicamos en detalle qué es la hiperhidrosis plantar, además de los posibles tratamientos y remedios contra el sudor de pies.

La hiperhidrosis palmar

Las manos son fundamentales para la mayoría de nuestras actividades, ya sean laborales, de ocio, o del día a día. Además, especialmente en entornos laborales, los apretones de manos son la norma y símbolo de profesionalidad, mientras que en relaciones románticas, las manos son signo de cariño. No es de extrañar, por lo tanto, que la hiperhidrosis palmar o el exceso de sudor en las manos cause muchos inconvenientes para aquellas personas que lo sufren, pudiendo incluso llegar a crear problemas psicológicos relacionados con la ansiedad social o con baja autoestima.

Por suerte, existen consejos efectivos y tratamientos que explicamos en detalle en el siguiente artículo sobre la hiperhidrosis palmar.

Tanto si eres músico y sufres de sudoración excesiva en las manos, o si esta afección te causa problemas a la hora de usar tecnología (como móviles táctiles u ordenadores), la hiperhidrosis palmar es tratable, ya sea mejorando el estilo de vida, mediante técnicas y recursos psicológicos, o gracias a antitranspirantes en loción para manos  fácilmente aplicables en las manos.

La hiperhidrosis axilar

Cuando se habla de sudor o se piensa en las molestas manchas de sudor de la ropa, la mayoría de la gente suele asociarlo con el sudor axilar. Todos sudamos por las axilas, pero algunas personas sudan de forma excesiva en esa zona. Es lo que se conoce como hiperhidrosis axilar, y por suerte, es una de las formas más tratables de hiperhidrosis.

Los productos antitranspirantes son altamente efectivos para luchar contra la sudoración excesiva en las axilas, y permiten cortar el sudor hasta 5 días después de su aplicación.

En este artículo, encontrarás más información sobre la hiperhidrosis axilar: consejos y tratamientos.

La hiperhidrosis facial

El exceso de transpiración en la cara, también conocida como hiperhidrosis facial, se caracteriza por una producción excesiva de sudor en la parte de la cara que puede suponer importantes problemas debido a las inseguridades que se pueden generar en las personas que lo sufren.

Numerosas glándulas sudoríparas se encuentran en la piel de nuestro rostro, por lo que según el contexto, cierto grado de sudor es totalmente normal. Sin embargo, cuando el sudor aparece sin razón aparente (como podría ser después de hacer deporte, o en días muy calurosos), la hiperhidrosis facial se puede convertir en un problema, ya que suele afectar negativamente a las relaciones sociales y en el entorno profesional.

En este artículo repasamos las causas más comunes de la hiperhidrosis facial además de sus posibles tratamientos.

La hiperhidrosis craneal

Aunque las formas más comunes de hiperhidrosis son la axilar, palmar y plantar, para algunos la zona problemática es el cuero cabelludo. La sudoración en esta zona, conocida como hiperhidrosis craneal, da la impresión de tener el pelo constantemente sucio y puede convertirse en una grave molestia. Además, muchos tratamientos para la hiperhidrosis no están diseñados para actuar sobre el cuero cabelludo.

Ante este problema, la primera medida es consultar al médico para descartar que la sudoración sea causada por una enfermedad subyacente o por el uso de medicamentos. Una vez confirmado que se trata de hiperhidrosis primaria (no causada por otros factores), es la hora de buscar un tratamiento adecuado para resolver el problema.

Las soluciones recomendadas para la hiperhidrosis craneal son los antitranspirantes, el botox y en algunos casos la medicación. Dado que las dos últimas opciones pueden presentar efectos secundarios, en Perspirex recomendamos hacer uso de antitranspirantes a base de cloruro de aluminio como primera opción. Para ello, debe seguirse el siguiente modo de empleo:

  • El producto recomendado por nuestro dermatólogo es Perspirex Axilas Roll On (la fórmula para manos y pies tiene una mayor concentración de cloruro de aluminio y, por tanto, puede causar irritaciones).
  • Asegúrate de que toda la piel del cuero cabelludo está en buen estado, sin heridas ni rozaduras.
  • Antes de la aplicación, lava la cabeza del modo habitual y seca bien la piel y el pelo, si es necesario con un secador de pelo.
  • Aplica el producto sobre todo el cuero cabelludo. Cubre la cabeza con un gorro de baño de plástico y dejar actuar el antitranspirante unas 6 a 8 horas. Es preferible la aplicación del tratamiento por la noche, antes de ir a la cama.
  • Al día siguiente, lava de nuevo el pelo con champú y agua. Después sécalo con una toalla.
  • Repite la aplicación del tratamiento cada noche hasta alcanzar el efecto deseado (aproximadamente 3-4 días). Después con repetir la aplicación 1-3 veces por semana será suficiente.

La hiperhidrosis genital

La hiperhidrosis genital es uno de los tipos de hiperhidrosis menos conocidas, ya que aunque bastantes personas sufran de sudoración excesiva en la zona genital, esta se suele esconder por pudor o vergüenza.

La hiperhidrosis genital se caracteriza por un sudor excesivo en toda el área genial, que incluye, la entrepierna, las ingles y los glúteos, que puede llegar a causar infecciones o molestas irritaciones.

Se considera que podría tener un componente genético, además de ser la consecuencia de otros tipos de factores como el estrés, desórdenes de tipo hormonal, o la ansiedad.

En el siguiente artículo, te contamos en detalle qué es la hiperhidrosis genital y cómo controlarla.

 

Hiperhidrosis: tratamientos y consejos.

Como hemos visto, existen diferentes tipos de hiperhidrosis, y algunas personas sufren de uno o varios tipos de sudoración excesiva a la vez.

Además, existe también la hiperhidrosis secundaria, como la sudoración nocturna, o sudoración excesiva debida a problemas psicológicos.

Por lo tanto, el primer paso para buscar un tratamiento contra la hiperhidrosis se basará en intentar encontrar el origen de la misma, ya sea genético, psicológico o de otro tipo.  De esta manera se podrá determinar si el mejor tratamiento consistirá en la aplicación de un antitranspirante (aquí te contamos cómo usar un antitranspirante de forma sencilla), u otro tipo de tratamiento más específico.

Además, existen una serie de consejos que seguramente te ayudarán a prevenir la sudoración excesiva en cualquier parte del cuerpo, independientemente del tipo de hiperhidrosis del que sufras:

  • Anota cada día tus episodios de sudoración, ya que te será de gran ayuda a la hora de buscar patrones concretos e identificar cuáles suelen ser los factores que agudicen la sudoración.
  • Mantén una buena hidratación, ya que es esencial para asegurarse que el cuerpo regula adecuadamente la temperatura corporal, minimizando así las probabilidades de sudar.
  • Descubre las ventajas de la aromaterapia: aquí te contamos cómo los aceites esenciales pueden ayudar con la hiperhidrosis.
  • Evita el formol para luchar contra la hiperhidrosis. Por lo contrario, aconsejamos el uso de cloruro de aluminio. Aquí detallamos cómo funciona el cloruro de aluminio.
  • Sigue los consejos de la alimentación para hiperhidrosis que se recomienda para luchar contra la sudoración excesiva.