El hipotálamo y el sudor

November 12, 2012

el hipotálamo y la regulación de la temperatura corporal

Hoy os dejamos este interesante texto de nuestro médico especialista que nos ayuda a entender el papel de nuestro cerebro en la regulación de la temperatura corporal y por lo tanto, en nuestro gran enemigo: la sudoración excesiva.

Temperatura corporal del ser humano

La temperatura corporal del ser humano sano está entre 36,3 y 37,1oC pudiendo variar a lo largo del día, de forma que es más baja durante la madrugada y aumenta ligeramente al anochecer. Durante el sueño la temperatura desciende.

La regulación de la temperatura corporal se realiza mediante diversos mecanismos que están controlados desde una zona del sistema nervioso central (cerebro) que es el hipotálamo, donde existen células especializadas que son sensibles a los cambios de la temperatura de la sangre corporal que llega hasta ellas. Además, desde la piel el hipotálamo recibe también información a través de fibras nerviosas sensoriales de la temperatura cutánea.

Funciones del hipotálamo en relación a la temperatura corporal

El hipotálamo está unido a la hipófisis, desde donde se liberan hormonas como la TSH y la ACTH cuando se detecta frío. Estas hormonas producirán la liberación de hormona tiroidea y corticoides que aumentando el metabolismo, elevan la temperatura corporal.

Los mecanismos mediante los cuales el hipotálamo puede regular la temperatura corporal son la circulación cutánea, la contracción muscular, el aumento del metabolismo y la sudoración.

Cuando hace frío, el hipotálamo hace que los vasos sanguíneos de la piel se contraigan llegando menos sangre a la piel. Cuando hace calor los vasos se dilatan, la sangre llega a la piel y allí se enfría, refrigerando así el organismo.

El frío provoca pequeñas contracciones musculares involuntarias (tiritamos, tenemos escalofríos) que producen energía y calor. La contracción de los pequeños músculos que hay en la base de cada pelo es la que produce la piloerección (carne de gallina).

Como ya hemos comentado, ante el frÍo el hipotálamo facilita el aumento de la producción de ciertas hormonas que van a aumentar el metabolismo, aumentando así el calor corporal.

El calor hace que el hipotálamo envíe mensajes a las glándulas sudoríparas para producir más sudor. La evaporación del líquido producido se puede producir de forma no perceptible cuando hay brisa mediante la perspiración y de forma perceptible mediante la sudoración, cuando el sudor se condensa en la piel. Es decir, en la perspiración el sudor se evapora sin que nos demos cuenta, mientras que en la sudoración la humedad se condensa en la piel y forma gotitas. La aparición de sudoración o de perspiración depende las condiciones ambientales, así como de la cantidad de sudor producida. Ambos mecanismos descienden la temperatura cutánea y por lo tanto corporal.

Es interesante tener en cuenta que el hipotálamo puede estar afectado por la ansiedad, el estrés, la depresión, etc, por lo  que estas situaciones pueden influir en la producción de sudor y en otras muchas funciones corporales.