Los lugares más relajantes: Albarracín

September 13, 2013

Albarracin

Encaminamos nuestros pasos hacia uno de esos lugares que nos hacen olvidar las preocupaciones. Nos disponemos a dejar de pensar en cosas agobiantes, alejarnos del estrés y el sudor y aliviar nuestro cansancio en un sitio mágico.

Para ello, elegimos uno de los lugares más relajantes de España y sólo tendremos que desplazarnos hasta la provincia de Teruel. Allí, en la Sierra de Albarracín, nos encontramos con el pueblo que toma el nombre de la formación montañosa: Albarracín, a poco menos de 40 kilómetros de la capital.


Este pueblo no es un sitio cualquiera. La espectacularidad de su centro histórico, la belleza de sus edificaciones y sus calles gozan del estatus de Monumento Nacional desde los inicios de la década de los 60 del siglo pasado y, en la actualidad, ha sido propuesta para que la UNESCO la incluya dentro de su lista del Patrimonio de la Humanidad.

Además, Albarracín goza de estupendos espacios naturales protegidos, como el Paisaje de los Pinares de Rodeno, en cuyas inmediaciones nos encontramos con el nacimiento de varios ríos de destacada importancia, entre ellos el Tajo y el Júcar.

Una de las visiones más tranquilas y relajantes de Albarracín la constituyen sus casas colgadas, encaramadas sobre las faldas de una loma y rodeadas por las aguas del río Guadalaviar. Calles inclinadas, con bastante pendiente y muy estrechitas, predispuestas a sorprendernos con rincones cargados de tipismo.

Celtas, romanos, visigodos, bereberes, cristianos… Albarracín ha ido cautivando a todo aquel pueblo que se acercaba a sus inmediaciones. Entre todos han dejado postales de indudable belleza, entre ellas su conjunto histórico, declarado Bien de Interés Cultural; la Catedral del siglo XVI; su castillo, del siglo XI; o la Torre del Andador, con aparejamiento islámico perteneciente a la centuria del 900 d.C.

Pasear por las calles de Albarracín es alejarse del mundanal ruido y vivir unas jornadas en uno de los lugares más relajantes de España.

Foto en Creative Commons: Flickr / Shht!