Los lugares más relajantes: Cataratas Victoria

November 12, 2013

Piscina del Diablo Cataratas Victoria

Alejar el estrés y mantener el sudor a raya casi es todo uno. Esa es la razón por la que tomarse un respiro y olvidarse de los problemas cotidianos es una buena forma de recuperar la tranquilidad. Para ello nada mejor como pasar unos días en alguno de los lugares más relajantes y hoy nos fijamos en uno de los más hermosos del planeta: Las Cataratas Victoria.

El ‘humo que truena’, así llaman en lenguaje local los habitantes más cercanos a las Cataratas Victoria, ese espectáculo africano que forma parte de las 7 Maravillas Naturales del Mundo. Son inmensas, las más grandes, con una caída de casi 110 metros y más de un kilómetro y medio de largo, sólo las de Iguazú son capaces de enfrentarse a una envergadura que casi duplica a las Cataratas del Niágara.

Las aguas del río Zambeze, llegadas desde Zambia y el Congo, se precipitan por esta frontera natural entre la propia Zambia y Zimbabue y configuran este Patrimonio de la Humanidad en forma de impagable espectáculo de la naturaleza. Dicen que Livingstone se quedó pasmado cuando vio las cataratas a mediados del siglo XIX. Fue él, precisamente, quien quiso bautizar el lugar con el nombre de su reina.

Hoy continuamos quedándonos boquiabiertos ante una naturaleza brutal, de sonido atronador y grandeza fastuosa. Si además se visita la zona en el último trimestre del año, cuando el caudal del río es más bajo, podremos tomar un baño en la Piscina del Diablo, un embalse natural que se produce con la bajada de las aguas y que nos permitirá olvidarnos del estrés nadando al borde mismo de las Cataratas Victoria.

Foto en CC: SarahDepper