Lugares refrescantes (IV): Bares de hielo

July 16, 2014

Bares-de-hielo

Si crees que lo has visto y probado todo en el mundo de la hostelería es que aún no has estado en un bar de hielo, el único lugar del planeta donde realmente dirás adiós al calor por el tiempo que tú quieras y degustando tus bebidas habituales con alguna que otra novedad.

Así son los bares de hielo, excentricidad a buen precio que, por mucho calor que tengas, te aseguro no aguantarás más de cuarenta y cinco minutos seguidos en su interior. La mayoría de estos bares tienen un precio de entrada fijo que incluye un cóctel de bienvenida y otra consumición más… y puedes estar en ellos el tiempo que quieras siempre que no haya gente esperando… y tú seas capaz de aguantarlo.

Nada más llegar te enfundan en un abrigo tipo esquimal que sólo deja al aire rostro, manos y pies. Puede parecerte exagerado, pero a los pocos minutos de entrar en el bar de hielo agradecerás el gesto del local de abrigarte. Es tal el frío que hace dentro de ellos que los camareros hacen turnos de media hora para poder aguantar la jornada.

Sea como sea, siempre puedes intentar batir el récord de permanencia en cualquiera de los bares de hielo, pero no te será algo fácil por muy cómodos que sean los asientos, también de hielo, con lana de borreguito. En los bares de hielo no hay espacio para nada más que hielo, a excepción de las bebidas, claro. Incluso vasos, platos, asientos, barras, mesas, cuadros y, como no, esculturas, son del líquido elemento en estado sólido.

Estés en la ciudad que estés, busca, porque donde menos lo esperes es posible que esté esperándote uno de estos bares de hielo. Vivirás una experiencia única además de refrescante, lejos del molesto sudor de los días calurosos.

Foto en CC: Flickr/Jexweber.fotos