Alimentos y bebidas que causan cambios en el olor del sudor

March 4, 2013

sudar por alimentos

Combatir el mal olor corporal es una tarea importante para miles de personas que padecen de sudor excesivo. Para evitar estas molestias, resulta fundamental usar tejidos naturales, frescos y que favorezcan la transpiración y utilizar un buen antitranspirante, como es el caso de Perspirex, que llega a mantener su eficacia incluso con una aplicación cada 3 o 4 días.

Sin embargo, existen otros trucos que pueden ayudar a combatir cambios en el olor corporal. Si alguna vez fuimos lo que comíamos, desde luego con algunos alimentos es más cierto decir que sudamos lo que comemos. Así, en muchas ocasiones, la nutrición puede llegar a producir cambios en el olor del sudor, ya que algunos alimentos o bebidas, debido a su composición o proceso digestivo, acentúan un tipo de olor más ácido, fuerte y molesto. Es el caso de ciertos alimentos como el ajo, la cebolla o a col, además de especias como el curry o de algunas bebidas como el café.

A continuación te contamos todo lo que necesitas saber sobre los alimentos que causan cambios en el olor del sudor, además de qué bebidas consumir para evitar mal olor corporal.

Índice de contenidos

 

4 alimentos que provocan cambios en el olor del sudor

En la inmensa mayoría de las ocasiones, el mal olor corporal poco o nada tiene que ver con la falta de higiene. De hecho, el olor es una de las principales consecuencias del sudor, debido a la descomposición de bacterias que existen en la superficie de la piel por la acción del mismo. Pero el sudor también es algo necesario e inherente al modo en que los mamíferos regulan su temperatura, y el mecanismo que el cuerpo utiliza para depurarse.

No obstante y aunque todos tenemos un olor corporal determinado que nos confiere incluso cierto atractivo sexual, las bacterias, el estrés o la humedad son factores que modifican y magnifican, para bien o para mal, el aroma de nuestro cuerpo.

Es el caso de la alimentación, un apartado muy a tener en cuenta si queremos mantener a raya la cantidad de sudor y el olor que provoca. Aquí te contamos qué alimentos evitar si tienes hiperhidrosis.

1- El ajo

El efecto de ciertos alimentos pueden modificar el olor de nuestro sudor. Es el caso del ajo, uno de los bulbos más utilizados en la cocina mediterránea, tanto para aderezar directamente como para salsas, encurtidos y hasta como método de conservación de alimentos.

Además, el ajo posee una enorme cantidad de propiedades beneficiosas e incluso se le asocian innumerables cualidades curativas. No obstante, son muchas las personas que no soportan su olor.

La realidad es que el intenso aroma del ajo también llega a impregnarse en nuestras glándulas sudoríparas, y una vez que hemos comido esta hortaliza y la hemos metabolizado, el siguiente paso es su eliminación, para la cual los poros tienen una función importante.

Ese agudo olor del ajo se debe a uno de sus componentes, la alicina, un sulfóxido del bulbo que apenas huele, pero que al romper el ajo se un compuesto azufrado que se encarga de imprimir la aromática impronta al ajo.

Hemos de decir que la alicina pierde su efecto muy rápidamente, por lo que debe ser consumida en ajo fresco o ligeramente cocido. Aunque bien es cierto que cuando se cocina el ajo por encima de los 60 ºC, casi todo el aroma se desvanece.

De todos modos, si tienes problemas de sudoración excesiva y mal olor o padeces bromhidrosis, lo mejor es que prescindas de este alimento y, por supuesto, que utilices el antitranspirante de Perspirex que más se adapte a tus necesidades.

2- La cebolla

Es cierto que algunos alimentos pueden ser fatídicos para el mal olor corporal. En el caso de la cebolla (uno de los bulbos herbáceos más usados para la elaboración y condimentación de platos de la dieta mediterránea), está cargada de ácido péctico, lo que la convierte en un estupendo diurético, algo que además estimulará la producción de nuestras glándulas sudoríparas, provocando un olor a sudor más fuerte.

¿Es posible que el olor a sudor huela a cebolla?

La cebolla es un alimento rico en azufre, un elemento químico bien conocido por su mal olor, es decir, una cualidad que “contamina” nuestro sudor al metabolizar la cebolla durante el proceso de la digestión. Por tanto, es recomendable que evites la cebolla para moderar el mal olor corporal.

3- La col

La col es una verdura con numerosas propiedades biosaludables: tiene poco aporte calórico, se ha comprobado su eficiencia contra algunas enfermedades, contiene un buen número de vitaminas y minerales… Pero es cierto que algunos de sus componentes son los encargados de impregnar el olor de nuestro sudor, y así, lo hacen mucho más intenso, lo cual provoca una sensación desagradable.

La mayor parte de esos “modificadores” del olor corporal de la col llegan de la mano de su alto contenido en isotiocioanatos, un compuesto químico de alto contenido en azufre que se caracteriza precisamente por su mal olor.

No hace falta ingerir la col para comprobarlo. Basta con poner a cocer los repollos para que nuestra casa sea invadida por un intenso olor que a nadie agrada. Ese olor liberado con el agua de la cocción, de tintes azufrados, es el que también pasa a nuestro sudor después de que el alimento sea metabolizado en nuestro interior.

Además, la col es un potente diurético y como ya hemos visto en el caso de la cebolla, es una cualidad que estimula nuestras glándulas sudoríparas, ya que produce más sudor y, de este modo, aumenta las probabilidades de producir un peor olor.

4- El curry

En el caso del curry, las razones por las que se aconseja dejar de lado su consumo para combatir el mal olor corporal están bien claras. Este aderezo tan típico de la cocina asiática es un compendio de especias más o menos fuerte. Dentro de su composición destaca la presencia de ajo, comino, cúrcuma, clavo, jengibre, nuez moscada, diversas pimientas…

El resultado es una bomba de relojería que estimula la secreción de las glándulas sudoríparas y se impregna en profundidad en la sudoración, contribuyendo así a que nuestro olor personal resulte mucho más desagradable.

e este modo, es crucial que a la hora de condimentar las comidas, nos fijemos muy bien en qué tipo de adobos usamos, evitando todos aquellos que puedan provocar mal olor en nuestro sudor.

Si aun así te encuentras en una ocasión especial y no quieres renunciar a ninguno de estos alimentos, te recomendamos el uso de un antitranspirante como Perspirex.

 

Bebidas para evitar malos olores corporales

Una hidratación correcta reduce las posibilidades de aparición del sudor excesivo y, por lo tanto, reduce al máximo cualquier signo de mal olor corporal, incluso al hacer deporte. Como sabemos lo importantes que son los líquidos para nuestro organismo, te contamos qué bebidas no debes dejar de tomar para evitar los malos olores corporales.

  • Agua. Para equilibrar la transpiración de la piel lo mejor es cuidar no solo la ingesta de alimentos sino también de líquidos. En circunstancias normales lo más recomendable es beber abundante agua, entre 1,5 y 2 litros al día. Ahora bien, esta cantidad debe incrementarse si la temperatura ambiente es elevada o realizamos ejercicio físico, ya que ambas situaciones incrementan la sudoración debido al aumento del calor corporal.
  • Zumos. Los zumos de frutas naturales (evitando siempre los envasados, ya que muchos de ellos están azucarados) pueden tener también un efecto positivo sobre la sudoración excesiva. En especial, se recomienda la piña, ingerida tanto directamente como en zumo debido a sus propiedades anticoagulantes. Además de favorecer la circulación, esta fruta es también benéfica para la digestión.
  • Infusiones. La fitoterapia (tratamiento de enfermedades mediante plantas o sustancias vegetales) también se utiliza para intentar controlar la sudoración. De ahí que se recomiende beber infusiones de plantas que favorezcan la relajación, como por ejemplo la manzanilla, tila, azahar o melisa. La infusión de salvia es también recomendable pues regula la transpiración de la piel.

Es vital intentar evitar el consumo de sustancias que exciten nuestro sistema nervioso, como por ejemplo el café, té, alcohol (y tabaco). Todos estos productos provocan una sudoración excesiva. 

Además, desde Perspirex te recomendamos que pruebes el yoga para combatir la sudoración excesiva, además de llevar una dieta sana y equilibrada.