Por qué los perfumes huelen diferente en cada persona

August 28, 2013

perfume

Nuestro olor corporal, esa es la razón por la que el perfume no nos huele igual que a otro individuo. Los perfumes huelen diferente en cada persona y no hay otra razón más que la reacción ante una combinación química, entre el producto y los componentes de nuestra propia piel.

Cuando olemos un aroma en su propio frasco, la percibiremos tal cual fue concebido por la nariz del maestro perfumero. Sin embargo, al entrar en contacto con la piel de quien pretende usarlo, distintos factores acabarán modificando el olor definitivo que el perfume tendrá en quien lo lleve.

Así el ph, la cantidad de humedad de nuestra piel, el calor que desprendemos, la proporción grasa de nuestra epidermis… todos son factores que alteran y modifican el olor final de un perfume. Por ello, resulta imprescindible que, cuando vayamos a comprar un aroma para nosotros, lo probemos en nuestra piel y no nos quedemos con la impresión de cómo huele la colonia en un conocido o en el cartón de vaporización que nos dan en la tienda.

Lo mejor es probarlo, con la piel limpia (sin otro perfume), pulverizado sobre la muñeca o el pliegue del codo -lugares donde tenemos una cierta temperatura corporal y desprendemos calor, lo que intensifica el aroma- y dejar pasar un par de minutos, para apreciar el olor cuando ya se ha evaporado el alcohol.

Posteriormente, a lo largo del día, el olor del perfume se irá matizando, dependiendo de cuanto hayamos sudado, de la temperatura de nuestro cuerpo, de la humedad ambiental…  Al final, el perfume que elijamos, se convertirá en nuestra propia seña de identidad, única e irrepetible.