¿Qué es la sudamina?

15 septiembre, 2020 at 9:00

sudamina

La producción de sudor es un mecanismo que se activa para disminuir la temperatura corporal cuando esta se eleva por encima de lo normal. Durante el verano, en un ambiente caluroso y excesivamente húmedo, o en personas que sufren de un exceso de sudoración, a veces puede aparecer una afección muy molesta en la piel que se conoce como sudamina.

Este problema de la piel afecta sobre todo a bebés y a niños, en los que su sistema excretor aún no está del todo desarrollado. Sin embargo, ante temperaturas extremas, también se pueden dar casos de sudamina en adultos, en zonas más delicadas, resultando muy molesta.

Para poder tratarla de manera adecuada, no debemos confundir la sudamina con una dermatitis atópica. Descubre cómo se manifiesta este tipo de erupción en la piel, cómo prevenirla y tratarla.

¿Qué es la sudamina?

Conocida coloquialmente como ‘milaria’ o ‘borradura’, la sudamina es una erupción de la piel que se manifiesta en forma de pequeños granitos de color rojo.

Estos granitos son muy abundantes en zonas dónde se encuentran una mayor cantidad de glándulas sudoríparas. Cuando los conductos que transportan el sudor hasta la superficie de la piel se obstruyen, se forman pequeños bultos que pueden dar lugar a ampollas blanquecinas si no se tratan adecuadamente.

Causas de la sudamina en niños y adultos

La sudamina es un problema de la piel que se suele dar en personas que sudan mucho. Es común sobre todo en climas cálidos con gran sensación de humedad. Se da con mayor frecuencia en zonas del cuerpo que se rozan entre sí, como los muslos, debajo del pecho en la mujer, bajo los glúteos, en las axilas, y en diferentes pliegues corporales.

El principal motivo de esta afección cutánea es la obstrucción de la glándulas ecrinas. El sudor queda retenido en ellas y los conductos se inflaman provocando unos síntomas muy visibles.

En el caso de la sudamina en el bebé, se trata de una erupción bastante frecuente, ya que el proceso de secreción del sudor aún no ha madurado del todo a esta corta edad. La piel, mucho más delicada, se irrita con facilidad. Esto ocurre en zonas que sufren mayor presión y roce de todo el cuerpo, al pasar el bebé más tiempo recostado en la cuna o en brazos de sus padres.

¿Cómo se manifiesta la sudamina?

A simple vista, la sudamina se presenta con una sintomatología similar a la de la dermatitis atópica. Ambas son un tipo de erupción, en forma de granitos rojos, acompañados de picor y molestias.

Cuando el sudor queda atrapado en los conductos de las glándulas sudoríparas, comienzan a formarse numerosos granitos de color rojo, con forma abultada, para después pasar a ampollas diminutas a medida que van madurando.

Los bultos pueden causar dolor en las partes más delicadas, así como una inflamación alrededor de la superficie afectada. Por lo general, desaparecen en cuestión de días, devolviendo a la piel su aspecto inicial.

¿Cómo diferenciar la dermatitis de la sudamina?

Aunque parecidas, la dermatitis es una alteración inmunológica de la piel, y cursa con una mayor inflamación. Además de los granitos, la zona queda enrojecida e inflamada.

La dermatitis puede aparecer en cualquier época del año, no solo durante los días de más calor. Es común en niños y adultos que tienen piel seca con descamación, dándose brotes esporádicos en cualquier parte del cuerpo.

¿Cómo aliviar la sudamina?

El picor y las molestias son frecuentes cuando aparece una erupción por obstrucción de los poros de la piel. La mejor forma de actuar ante estos síntomas es refrescar la piel de manera directa.

Un primer paso es permitir la transpiración, quitando cualquier prenda de ropa que la cubra. Aplicar compresas de agua templada es muy conveniente para eliminar los restos de sudor de la piel que taponan la salida de las glándulas sudoríparas.

Los baños de agua templada y la aplicación de una crema hidratante en formato líquido también logran un alivio del picor y la inflamación. Estos se pueden repetir tantas veces al día como sea necesario, hasta notar una mejoría de los síntomas.

Sudamina: tratamiento personalizado

La mejor manera de prevenir la sudamina es mantenerse en un ambiente fresco, evitando el exceso de humedad. El uso de prendas con materiales transpirantes como el algodón previene la obstrucción de los poros.

Sin embargo, durante el verano y en determinados ambientes, no siempre es posible evitar la producción de sudor excesivo. Antitranspirantes como Perspirex pueden ser una gran ayuda para controlar la hiperhidrosis, favoreciendo así que el funcionamiento de los conductos sudoríparos sea normal.

Los antitranspirantes de Perspirex están indicados para personas que sufren de sudoración excesiva, así como también en momentos puntuales para evitar que el sudor provoque molestias durante los días más calurosos del año. Con una sola aplicación se consigue un efecto prolongado de 1 a 5 días de duración, con una alta efectividad sin causar efectos negativos.

Mantener la piel saludable a través de una correcta higiene diaria, la retirada de las células muertas mediante la exfoliación,  y una hidratación para fortalecer la barrera cutánea natural, permite encontrar el equilibrio perfecto previniendo la sudamina y otras erupciones en la piel típicas de la época de verano.