Relajación: ¿yoga o pilates?

April 5, 2013

Relajación: ¿yoga o pilates?

En una sociedad como la de hoy, donde las circunstancias personales de cada individuo y las que se desprenden de las relaciones laborales y familiares no favorecen en absoluto un equilibrio emocional, el estrés puede campar a sus anchas: ansiedad, insomnio, exceso de sudoración, tensión, cuadros depresivos… Todo se confabula para que la mente y el cuerpo sientan que no pueden más.

Practicar una sencilla actividad como el yoga o el pilates, que puedan ayudarnos a reequilibrar esa relación entre el cuerpo y la mente y nos enseñe a liberar tensiones, se convierte en un fantástico aliado para mantener alejadas todas esas molestias que podrían desembocar en preocupaciones más serias.

Ambas disciplinas, tanto el yoga como el pilates, son ampliamente impartidas en la actualidad. No obstante somos muchos los que no sabemos muy bien por cuál empezar o cuál de ellas es la más conveniente para nosotros.

Es cierto que ambas disciplinas pueden tener algunos puntos en común pero, en la práctica, son opciones muy diferentes, que también centran su atención sobre objetivos muy distintos.

Para que no nos encontremos haciendo algo que no va a cumplir nuestras expectativas, se hace imprescindible que las definamos primero: ¿Qué buscamos? ¿Más relajación y equilibrio o más ejercicio y descarga física?

Efectivamente, tanto el yoga como el pilates van a trabajar un componente esencial de relajación y casi todas las sesiones suelen acabar con esta práctica. No obstante es el yoga la reina de las artes físicas dedicadas a encontrar la armonía entre mente y cuerpo.

En el yoga lo esencial es aprender esos movimientos y posturas adecuadas de nuestro cuerpo para que consigamos un estado de meditación que nos libre de los desórdenes mundanos que provocan efectos tan indeseados como el estrés, la ansiedad, la depresión…

La respiración y la armonía son fundamentales y los movimientos lentos, disciplinados, casi meditados.

Por su parte, el pilates es una disciplina que aún no llega a los cien años de edad. Su inventor, Joseph Pilates, se basó en sus conocimientos de danza, traumatología, gimnasia y también yoga para desarrollar una técnica de entrenamiento y rehabilitación, a la que llamó contrología, ya que debía conseguir las mejores condiciones físicas haciendo que la mente controlara al cuerpo.

En el pilates el ejercicio y entrenamiento es mucho más físico y suele realizarse con la ayuda de algunos aparatos de gimnasia.

Está claro que el mejor será el que a cada uno, personalmente, le vaya mejor. Pero si deseamos estimular la relajación a través de una práctica armónica y más tranquila, el yoga parece el más indicado. A cambio, para quienes descargan su estrés con la práctica de ejercicio físico y deporte, el pilates puede resultar más interesante.

Foto en Creative Commons: wwarby