Remedios caseros naturales para la sudoración – Mitos y verdades

4 agosto, 2020 at 9:00

remedios caseros naturales sudoración

El sudor es un mecanismo natural de nuestro cuerpo. La producción de sudor es necesaria para ayudar a controlar el calor corporal, manteniendo el cuerpo fresco ante un aumento de temperatura. Sin embargo, cuando la producción de sudor es mayor a la habitual puede convertirse en un problema. Desde hace miles de años, el ser humano ha buscado remedios caseros naturales para la sudoración, controlando la transpiración excesiva de manera eficaz.

La hiperhidrosis, o sudoración en exceso, causa gran incomodidad a un pequeño porcentaje de la población. Cuando se produce demasiado sudor la ropa queda empapada, convirtiéndose en un problema social en muchos casos.

Son muchos los remedios caseros naturales a los que recurir para combatir la sudoración excesiva. Para dar con la mejor solución primero hay que atacar el problema de raíz. Desde Perspirex podemos ayudarte para mantener bajo control la hiperhidrosis.

¿Por qué sudamos?

El sudor es un líquido salado que libera el cuerpo a través de las glándulas sudoríparas que se encuentran en la superficie de la piel. A través de la sudoración, la piel se enfría cuando el cuerpo está a una temperatura más elevada de lo normal, evaporándose el agua y liberando calor.

Es necesario que el cuerpo humano se mantenga a una temperatura constante. Cuando el ambiente es muy caluroso, por ejemplo en verano o ante una exposición al calor prolongada, se activa este mecanismo de regulación.

Con la evaporación del sudor se disipa una gran cantidad de calor corporal. De esta manera, la temperatura se mantiene constante para que las funciones corporales se puedan dar con normalidad.

Mitos y verdades sobre la sudoración

A lo largo de la historia de la humanidad han aparecido diferentes teorías acerca de la sudoración y la producción excesiva de sudor que afecta alrededor del 4% de las personas. Algunos son ciertos, y otros mitos han llegado a desmentirse.

No obstante, todavía existen dudas que es necesario disipar antes de atajar un problema como la hiperhidrosis.

  • Solo sudamos cuando hacemos ejercicio. El sudor también se puede producir en situaciones de estrés, ansiedad, al tomar ciertas comidas, con el consumo de alcohol, o debido a cambios hormonales, entre otros motivos.
  • Sudar ayuda a bajar de peso y a eliminar grasa. Con el sudor no se elimina grasa corporal. El sudor está compuesto por agua y sales minerales. Aunque se pierde algo de peso con una mayor sudoración, este vuelve a recuperarse al rehidratarse.
  • La hiperhidrosis afecta solo a las axilas. El sudor se produce en todo el cuerpo dónde existen glándulas sudoríparas. Además de la región axilar, otras zonas dónde hay una gran cantidad de glándulas para la liberación del sudor son las manos y las plantas de los pies.
  • La sudoración excesiva produce mal olor. El sudor no tiene olor. El mal olor aparece por una higiene deficiente, debido al crecimiento de microorganismos que aprovechan la humedad de la piel para desarrollarse, liberando mal olor.
  • La hiperhidrosis se trata a través de la alimentación. Variar la dieta puede ser una ayuda para tratar la sudoración excesiva, pero no siempre es el principal tratamiento.
  • Los adultos sudan menos. A medida que nos hacemos mayores, la sudoración va disminuyendo. Esto no quiere decir que desaparezca por completo, aunque hay jóvenes que han sufrido de hiperhidrosis que ven una mejoría en su etapa adulta.

Remedios caseros naturales para la sudoración excesiva

Cuando el exceso de sudor se convierte en un problema en la vida diaria de una persona, se suelen buscar remedios caseros naturales para combatirlo de manera eficaz.

Al igual que los mitos anteriormente mencionados, hay otros muchos mitos sobre la hiperhidrosis que pueden llevar a error. No obstante, no todos son falsos. Destacamos algunos remedios naturales que no entrañan ningún riesgo para la salud, y que podrían ser de ayuda para mantener bajo control el exceso de sudor.

Té verde

El té verde es un astringente natural que permite en cierta medida el control de la sudoración excesiva. Gracias a su contenido en taninos y otras sustancias 100% naturales, tomar té de manera habitual es un buen tratamiento contra el sudor.

Aloe vera y bicarbonato

Aplicar una mezcla de aloe vera con bicarbonato es un remedio casero muy extendido para mantener la piel saludable en aquellas personas que sufren de hiperhidrosis. Sobre todo es muy eficaz para inhibir el crecimiento de bacterias, responsables del olor a sudor tan desagradable.

Además, el bicarbonato tiene un leve efecto antitranspirante, que tapona los poros de la piel limitando la salida del sudor con una simple aplicación. No tiene el mismo efecto que los antitranspirantes más potentes como Perspirex, pero podría ser una solución rápida para un momento puntual.

Leche de magnesio

Otra alternativa para controlar el mal olor y actuar a modo de antitranspirante leve es la leche de magnesio. Usado como desodorante sobre las axilas es muy eficaz. Se trata de un producto mineral 100% natural, sin químicos ni aditivos que puedan dañar la barrera cutánea.

Piedra de alumbre

Mucho menos engorroso que el bicarbonato o la leche de magnesio es la piedra de alumbre. Este desodorante natural es antitranspirante, y controla el sudor excesivo tanto en axilas como en manos y pies.

Antitranspirantes saludables para la piel

Cuando el problema de hiperhidrosis no se puede tratar a través de estos remedios más leves, podemos recurrir a otros tipos de antitranspirantes naturales aptos para pieles delicadas. Perspirex Comfort es una alternativa muy eficaz que controla la sudoración, protegiendo la piel al mismo tiempo.

Este producto ofrece una protección de hasta 5 días contra la hiperhidrosis, minimizando la irritación en pieles delicadas en comparación a otros antitranspirantes. Es uno de los remedios naturales más eficaces, formulado con ingredientes respetuosos con la piel de todo el cuerpo.

Los remedios caseros naturales como Perspirex Comfort se pueden adaptar a cualquier problema de hiperhidrosis siempre que no exista ninguna patología previa. Escoge el producto que mejor se adapte a tus necesidades y tu estilo de vida, y no sigas sufriendo de sudoración excesiva si tienes la mejor solución a tu alcance.