Ropa de invierno para no sudar

November 27, 2017

La transpiración en invierno es un problema que afecta a gran parte de la población. No usar la ropa adecuada para protegerse del frío puede provocar un exceso de producción de sudor, con sus consecuencias negativas. ¿Sabes cómo vestir correctamente para evitar el sudor en invierno? 

Abrigarse en exceso, no usar ropa antisudor adecuada, y sobre todo los cambios de temperatura que se producen al entrar y salir en sitios cerrados o en cualquier medio de transporte, activa el mecanismo de sudoración que a veces juega malas pasadas en el día a día. 

No te confundas. En invierno, si no vas adecuadamente vestido, el sudor también puede ser un auténtico fastidio. Es cierto que la mayoría de nosotros identifica el sudor con el verano. La época estival viene cargada de calores, pero en temporada invernal son muchos los factores que, en este aspecto, nos pueden sacar de quicio.

Eso sí, no es cuestión de pasearse por la ciudad con poca ropa cuando el termómetro marca grados en negativo. Así solo conseguirás un buen constipado. Por eso hay que saber vestirse en los meses más fríos del año y poder sortear todas las razones por las que el sudor también ataca en tiempos de invierno.

Descubre cómo vestirse en invierno para ajustar la temperatura corporal, y los mejores trucos para mantener a raya el sudor en todo momento. ¡También en los meses más fríos del año! 

Está claro que el sudor puede aparecer en cualquier época del año. En caso del invierno, las calefacciones, tanto en casa como en los grandes almacenes; las altas temperaturas de los locales de ocio y los componentes sintéticos de muchas prendas, pueden conjugarse para jugarnos una mala pasada.

Podemos decir adiós al agobio con unos cuantos consejos eficaces que nos ayudarán a mantener el sudor a raya, también durante el invierno.

Evidentemente, nada como aprender qué prendas usar para vestir bien en esta época y no pasar del frío al calor insoportable en el transporte público o en cualquier lugar al que entremos.

La vestimenta: el mejor aliado para la sudoración 

La producción de sudor es el mecanismo que tiene el cuerpo humano para ajustar la temperatura corporal. Encontrarse en un sitio muy cálido, el uso excesivo de ropa de abrigo, e incluso un cambio brusco de temperatura pasando de un lugar frío a otro dónde la calefacción está en funcionamiento, pone en marcha la producción de sudor para liberar el exceso de calor al que se enfrenta el cuerpo. 

El problema a la hora de vestir en invierno es el uso de una gran cantidad de prendas que abrigan demasiado, así como las prendas de tejidos sintéticos que no permiten ajustar la temperatura correctamente. 

¿Qué tejidos usar? 

Dejando a un lado los tejidos sintéticos como el poliéster, el rayón y la viscosa, los tejidos naturales son más recomendables para evitar la hiperhidrosis en invierno. La ropa antitranspirante de algodón, lana, franela, y los nuevos tejidos técnicos que mezclan diferentes materiales naturales, son mejores alternativas para abrigarse sin pasar calor. Los tejidos no transpirables son el mayor enemigo del sudor. Tanto en verano como en invierno es preferible recurrir a tejidos naturales que se adaptan mejor a los cambios de temperatura, evitando el sudor y el mal olor que lo acompaña. 

El algodón es la tela más cómoda para vestir en el día a día. Desde prendas básicas para llevar justo sobre la piel, hasta abrigos y chaquetas para seguir añadiendo más capas si es necesario. 

Junto con el algodón, la lana natural o mezclada con otros tejidos es la mejor opción para abrigarse. Es el tejido ideal para vestir en jerséis, pantalones, chaquetas y abrigos, añadiendo más o menos capas según la temperatura exterior. 

Tipos de ropa para vestir en invierno 

Un error muy común a la hora de vestirse para el frío es usar demasiadas capas de ropa. Conocido como ‘efecto cebolla’, además de resultar bastante incómodo, aumenta la probabilidad de que aparezca el problema del sudor en invierno. 

Una alternativa a vestir varias capas es usar prendas térmicas. Tanto para cubrir las piernas como el torso y los brazos, los pantalones, medias térmicas y camisetas de manga larga son altamente eficaces para proteger del frío sin tener que forrarse a capas. 

Es recomendable además llevar prendas sueltas y ligeras, que no queden demasiado ajustadas sobre todo en la zona de las axilas. En estas partes del cuerpo dónde hay mayor probabilidad de sudoración excesiva, es importante asegurar la aireación. 

Para salir fuera de casa, si hay temperaturas demasiado extremas, el uso de un buen abrigo es más que suficiente. De esta forma es posible quitárselo con un solo gesto al entrar en un lugar más cálido, sin tener que desprenderse de varias capas de ropa. 

Cubrir la cabeza y los pies con un buen gorro y un par de botas de invierno también ayuda a mantener alejado el frío. Estas dos son las zonas del cuerpo dónde se produce mayor pérdida de calor. Basta con cubrirlas para no pasar frío en el exterior. 

Ya te hemos dado una pista con las prendas sintéticas. Mantenlas alejadas de tu armario. Si vistes este tipo de ropa, el sudor aparecerá mucho más rápido y con mayor facilidad, ya que la transpiración resulta mucho más difícil. Además, un factor a tener en cuenta es que el sudor casi siempre viene acompañado de mal olor, algo que se puede evitar fácilmente con el antitranspirante Perspirex.

Otra razón para sudar mucho es cometer el error de seguir el efecto cebolla. Vestir a capas solo será otro engorro más que atraerá el sudor y el mal olor como la miel a las moscas. Las prendas térmicas son mucho más eficaces que forrarse a capas de ropa para mantener el frío a raya. Además, si estas se combinan con un buen antitranspirante, no habrá situación que consiga incomodarte.

Elegir un buen abrigo es igual de importante. Eso sí, la chaqueta o chaquetón que luzcas este invierno no debe quedarse pegada en la zona de las axilas. Es fundamental mantener ventilada dicha área para que el sudor no haga acto de presencia.

La ropa impermeable, cuanto menos mejor. Sí, es muy útil para mantenernos alejados de la lluvia, pero muy cerquita del sudor. Nada de usarlos a no ser que sea extremadamente imprescindible.

¿Y los colores? 

De manera tradicional, los colores preferidos para vestir en invierno son los oscuros. Que nos decantemos por los tonos como el negro, el gris, el azul marino o el marrón tiene una explicación: los colores oscuros atraen y retienen el calor, de forma más efectiva que los tonos claros. 

A pesar de que hoy en día las tendencias de moda han cambiado, y cada vez se usa una paleta de colores más amplia para vestir en invierno, en climas muy fríos el color negro sigue siendo el preferido para vestir un buen abrigo. 

Escogiendo ropa de abrigo en tonos oscuros, en un día soleado es posible atraer mejor el calor de los rayos del sol, para mantener una temperatura corporal más cálida en el exterior. Debajo del abrigo es posible elegir tonos más claros, a través de prendas ligeras que se adecúen a la temperatura interior del hogar o el lugar de trabajo, controlando más fácilmente el sudor en invierno. 

Otros trucos para disimular el sudor en la ropa 

Hay ocasiones en las que vestir correctamente para evitar el sudor en invierno no es del todo efectivo. Para esos momentos en los que la hiperhidrosis se puede convertir en un problema incluso en los meses más fríos del año, el uso de antitranspirante Perspirex ayuda a controlar la humedad y el olor del sudor. 

La aplicación del antitranspirante es mucho más efectiva que el desodorante. Perspirex inhibe la liberación del sudor, bloqueando los conductos de las glándulas sudoríparas. Totalmente natural y sin afectar la salud de la piel, evita la sudoración incluso con el exceso de prendas de abrigo. 

La noche también trae sus trampas. Mantas, edredones, pijamas, calcetines… elije un edredón que se ajuste a la realidad térmica de tu casa. Desecha aquellos pesados y gruesos, al igual que las mantas. Con ellos solo conseguirás tener más calor de la cuenta. Si a ello añades un pijama inadecuado, el efecto se multiplica.

De todos modos, Perspirex es el aliado perfecto ante cualquier eventualidad con el sudor. También en invierno. Cuenta con nuestro antitranspirante y el sudor y el mal olor serán situaciones anecdóticas. Junto con el uso de prendas sueltas, colores oscuros y tejidos transpirables, Perspirex es el mejor de los trucos para disimular el sudor en invierno que tanto molesta cuando mancha la ropa.