Situaciones que nos hacen sudar: enamorarnos

26 mayo, 2015 at 11:27

Enamorarse

El amor es una de las experiencias más ilusionantes para el ser humano. Todos esperamos encontrar a esa persona que nos hace sentir mariposas en el estómago. Sin embargo, esas mariposillas anticipan una de esas situaciones típicas que nos hacen sudar: enamorarnos.

En Perspirex somos conscientes de lo importante que es estar enamorados y, por supuesto, no vamos a permitir que un sentimiento tan positivo sea relegado por culpa del sudor. Es cierto que la intensidad de las emociones desencadena un proceso fisiológico, en el que el exceso de sudoración es uno de los síntomas más arquetípicos asociados a la atracción por otra persona, pero es fácil ponerle freno.

El rubor, la dilatación de las pupilas, el estado de alerta, la ansiedad, el aumento del grosor de los labios, incluso la falta de apetito, son consecuencia directa del enamoramiento.

¿Pero por qué padecemos estos síntomas? La respuesta hay que buscarla en nuestro cerebro que, al sentir esa fuerte atracción por la pareja, desencadena un proceso químico-hormonal que, a través de la segregación de sustancias como la dopamina o la norepinefrina, nos llevan a un estado eufórico muy similar al que produce la ingesta de anfetaminas.

Está claro que no podemos eliminar esa reacción cerebral cuando nos enamoramos, pero sí que podemos combatir algunos de sus efectos. En este sentido, Perspirex puede ser nuestro mejor aliado a la hora de mantener a raya el sudor. Basta una aplicación cada 4 o 5 días y podremos disfrutar de nuestro amor sin mayores complicaciones, sin temor a dar la mano, abrazar o encontrarse en la intimidad.

Foto en CC: Flickr/Dustin Gaffke