Sudor y belleza: el sudor da mala imagen

21 noviembre, 2019 at 12:12

el sudor da mala imagen

El sudor da mala imagen. Se trata de un hecho del que todos somos conscientes y, por ello, hacemos todo lo posible por controlar el sudor. Sin embargo, no todas las personas saben cómo hacerlo. Si eres una de ellas no te preocupes, te vamos a contar cómo mantener el sudor a raya.

Sí, el sudor es el mecanismo de termorregulación del cuerpo humano. Es indispensable que esté presente en nuestras vidas para mantener la temperatura adecuada. Pero no por ello vamos a dejar que este exceso de humedad nos destroce la apariencia.

El sudor da mala imagen a muchos niveles. No solo provoca que nos sintamos incómodos con nuestro propio cuerpo, sino que afecta a ciertas áreas que hace que sean visibles para todos… haciéndonos sentir aún peor. Por ello, hay que aprender a controlarlo.

El sudor da mala imagen

Lo primero que se te viene a la cabeza al pensar en sudar seguramente sea el mal olor corporal. El sudor es inoloro, pero al entrar en contacto con los microorganismos presentes en la piel, se transforma y desprende ese aroma tan característico y desagradable.

Sin embargo, el olor desagradable que se asocia con el sudor no es la única molestia que provoca. El sudor desbarata nuestra imagen a varios niveles. Las situaciones incómodas más comunes a causa de la sudoración son las siguientes:

Manchas en la ropa

Uno de los aspectos más habituales en los que el sudor da mala imagen consiste en los cercos que deja en la ropa. Da igual el color de la prenda, la mancha de sudor será visible incluso después de lavarla. Además, hay ocasiones en que ni siquiera el lavado es capaz de eliminar el mal olor.

Los desodorantes al uso no solo no son capaces de evitar que sudemos, pues solo sirven para enmascarar los malos olores, sino que también contribuyen a dejar su marca en la ropa. Si el sudor deja cercos olorosos, el desodorante común suele manchar la zona de las axilas con un color blanquecino. Al igual que ocurre con el cerco de sudor, eliminar el tono blanquecino del desodorante es prácticamente imposible.

Puedes combatir esta incomodidad y pérdida de prendas usando un antitranspirante como Perspirex para controlar el sudor. No solo no mancha, sino que es tan eficaz que basta una sola aplicación cada 4 o 5 días para olvidarte de los inconvenientes de la sudoración.

Además, te recomendamos emplear ropa de tejidos transpirables como el algodón y el lino en vez de poliéster y demás prendas sintéticas. Por supuesto, procura vestir con holgura ya que las prendas prietas favorecen que sudemos más.

Pelo sucio, débil y encrespado

Siempre que sudamos, la cabeza no se queda sin su ración de humedad. El 99% del sudor es agua y el 1% restante una mezcla de diferentes sustancias, entre ellas sales y ácidos láctico y úrico. Si se acumula sudor en la cabeza, la concentración de sal en el cuero cabelludo se dispara y crea una capa que afecta a los folículos pilosos.

Esto se traduce en piel y folículos más secos, con lo que el pelo pierde brillo, se debilita, se encrespa, se rompe fácilmente y queda muy grasiento.

El pelo es el escudo de la cabeza. Protege al cuero cabelludo del frío y el sol pero, al mismo tiempo, impide la eliminación completa del sudor. Si no se lava y cuida de manera regular, no solo empeorará su aspecto sino que traerá ciertos inconvenientes como dermatitis irritativa o seborreica.

Maquillaje

Al maquillarse, los poros de la piel se obstruyen y el equilibrio térmico suele verse afectado. Por ello, el rostro comienza a humedecerse y en algunos casos, diluye el maquillaje. En este sentido, el sudor da mala imagen pues “te lava la cara”. El rímel se corre, la base se hace más fina en algunos lados, el colorete pierde su brillo… ¡un desastre!

Olor

No podemos terminar de hablar del sudor sin mencionar el temido olor corporal. A nadie le agrada desprender un aroma desagradabl ni tampoco estar junto a alguien que lo tenga.

Además de lavadoras, perfumes, desodorantes o cualquier cosa que se te ocurra, la mejor manera para combatir el mal olor es emplear un buen antitranspirante. Perspirex te lo pone muy fácil en este sentido. Es un producto sin olor, que no produce manchas y cuenta con una efectividad tan alta que solo lo usarás una vez por semana.

Puesto que el sudor da mala imagen, limita su aparición en la medida de lo posible. Alíate con Perspirex y no solo controlarás tu sudoración, sino que te asegurarás de ir siempre con la apariencia que deseas.