Sudor y piel atópica en adultos

31 mayo, 2020 at 10:00

sudor y piel atopica

Las evidencias y diversos estudios han demostrado que el sudor desencadena irritaciones en la piel atópica. Además, hemos encontrado un pequeño estudio que sugiere que las personas con dermatitis atópica pueden experimentar sudoración en exceso al producirse una activación anormal de las glándulas sudoríparas.

La doctora en dermatología Marlies Wruhs y sus colegas del Hospital Municipal de Hietzing y la Universidad de Medicina de Viena, han examinado las posibles conexiones entre el sudor y piel atópica en adultos. Los investigadores también intentaron determinar si las personas con dermatitis atópica padecen una activación de las glándulas sudoríparas al verse alteradas por el sistema nervioso simpático

La hiperhidrosis o sudoración excesiva es una enfermedad que raras veces se trata. Además, la hiperhidrosis puede ocurrir por sí sola (hiperhidrosis primaria) o en respuesta a una afección subyacente o efecto del fármaco (hiperhidrosis secundaria). Según la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis, la dermatitis atópica no se encuentra entre las causas conocidas de hiperhidrosis secundaria. Sin embargo, existe diferentes estudios que han demostrado alteraciones en el sudor de pacientes con dermatitis atópica.

El estudio que nos ocupa, publicado en Archives of Dermatological Research incluyó a 50 pacientes con dermatitis atópica y 50 sujetos de control sin la afección. Los resultados desvelaron que aproximadamente el doble de personas del grupo con dermatitis atópica padeció de hiperhidrosis. Sin embargo, estos datos no constituyen una diferencia estadísticamente significativa.

Los investigadores también realizaron tests de estimulación eléctrica conocida como prueba de respuesta simpática de la piel (SSR). Descubrieron que la activación de las glándulas sudoríparas por el sistema nervioso simpático parece estar afectada en pacientes con dermatitis atópica, así como en aquellos con alergias cutáneas de contacto.

Una proteína del sudor es la posible responsable de los brotes en la piel atópica

Hay pacientes con dermatitis atópica en los que el grado de sudoración disminuye. De hecho, los especialistas sugieren que es esta disminución de sudor lo que provoca la sequedad de la piel. Sin embargo, hay casos en los que los efectos sobre la sudoración son mixtos.

Un estudio reciente encontró que las glándulas sudoríparas de la piel afectadas por dermatitis atópica están funcionalmente deterioradas, lo que lleva a una disminución de la sudoración seguida de hiperhidrosis compensatoria en las crestas dérmicas.

Sin embargo, para los pacientes con dermatitis atópica, la hiperhidrosis puede no ser un problema. La mayoría de las personas con dermatitis atópica no se quejan de mucho sudor excesivo. Sin embargo, existe una proteína en el sudor que provoca los brotes de dermatitis atópica, por lo que puede ser especialmente difícil para una persona afectada tener sudoración.

Casi la mitad de los sujetos del estudio clasificados como dermatitis atópica e hiperhidrosis informaron que su dermatitis empeora en el verano, mientras que solo 1 de los 35 sujetos con dermatitis atópica y sin hiperhidrosis dijo que suda a lo largo de todo el año.

Las pruebas de estimulación eléctrica dan más pistas

El sudor y la piel atópica en adultos comparten una alteración en la regulación nerviosa. Tanto en personas con hiperhidrosis como en aquellas con dermatitis atópica, se producen cambios en el sistema nervioso subyacente. De hecho, en ambos estados de enfermedad, hay alteraciones que afectan lo que sucede en la superficie de la piel. Es un efecto global que cambia lo que el sistema nervioso imparte a la piel.

En la segunda parte del estudio, los investigadores utilizaron una prueba de SSR para evaluar las posibles diferencias entre los participantes en la activación de las glándulas sudoríparas a nivel nervioso. El sistema nervioso simpático controla la sudoración a través de sudomotores o fibras C, que activan las glándulas sudoríparas para liberar el sudor cuando se activan. Los resultados revelaron una inervación simpática insuficiente en los pacientes con dermatitis atópica.

Según los autores, los pacientes con alergias cutáneas tipo IV tienen una inervación simpática deteriorada y probablemente una menor densidad de glándulas sudoríparas.

Si crees que tu sudor está relacionado con brotes de picor en la piel atópica no dudes en consultar tu caso con tu médico de cabecera. Él podrá derivarte al especialista para que te diagnostique y ponga tratamiento a la mayor brevedad posible. Sin embargo, siempre puedes mantener el sudor a raya con un buen antitranspirante como Perspirex. ¡Pruébalo si aún no lo has hecho!