¿Sudoración nocturna? Tu cuerpo quiere decirte algo

30 noviembre, 2011 at 9:03

sudar por la noche

(Traducción/adaptación de la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis)

La sudoración nocturna durante el sueño, no ocasionada por un exceso de abrigo (habitación demasiado caliente, más sábanas de las necesarias, etc.) es un problema bastante frecuente. En un estudio realizado sobre 2.267 personas que acudieron a consulta de atención primaria, un 41% declaró experimentar sudoración nocturna. La cantidad de sudor puede llegar a ser tal que empape los pijamas y sábanas e impida un sueño normal. Aunque el sudor nocturno no esté asociada a la hiperhidrosis primaria, en la Sociedad Internacional de Hiperhidrosis recibimos preguntas sobre el tema con bastante frecuencia.  Para ayudarnos a entender el problema de la sudoración nocturna en estas circunstancias, hemos hablado con la doctora Dee Anna Glaser .

“Se trata de una cuestión importante”, dice la doctora Glaser. “La sudoración nocturna puede ser un síntoma significativo. No debemos pasar por alto la sudoración extrema ni los cambios repentinos en la producción de sudor”. Muchas enfermedades diferentes pueden estar detrás del problema. Para averiguar qué está pasando, aconseja visitar al médico para una revisión completa. El médico solicitará una historia clínica completa (incluyendo información sobre viajes recientes) y realizará una serie de tests para averiguar si existe una enfermedad subyaciente.

Algunos problemas médicos que pueden causar sudoración nocturna

– La menopausia y perimenopausia. Los síntomas menopáusicos pueden comenzar años antes de la interrupción del ciclo menstrual. Otros cambios hormonales femeninos, como los causados por la pubertad y el embarazo, también pueden provocar sudoración nocturna.

– Infecciones como tuberculosis, endocarditis (inflamación de las válvulas cardiacas), osteomielitis (en el interior de los huesos), abscesos e infección por HIV.

– Cáncer. La sudoración nocturna puede ser un síntoma temprano de algunos tipos de cáncer, especialmente linfoma. Sin embargo, en estos casos la sudoración no suele ser el único síntoma, sino que normalmente aparecen otros como fiebre o pérdida de peso.

– Hipoglucemia (bajo índice de azúcar en sangre).

– Desórdenes hormonales, por ejemplo hipertiroidismo.

– Afecciones neurológicas tales como ACV o neuropatía autónoma, aunque no son una de las causas más frecuentes.

Algunos medicamentos también pueden causar sudor nocturno. Entre ellos se encuentran los antidepresivos y otros medicamentos psiquiátricos, los compuestos hormonales y la medicación para reducir el nivel de glucosa en sangre. Los antipiréticos (por ejemplo, aspirina) también pueden causar sudores por la noche, así como cortisona, prednisona y prednisolona.

Si padeces de sudoración nocturna, es importante que consultes a tu médico acerca del tema, sobre todo si ésta viene acompañada de otros síntomas como pérdida de peso inexplicable. “La mayoría de los sudores nocturnos no son idiopáticos”, afirma Glasser. “Generalmente existe una patología detrás que necesita ser tratada”. No olvides mencionarle a tu médico cualquier medicación que estés tomando, incluyendo medicamentos sin receta y remedios “naturales”.

Consejos para controlar el exceso de sudor nocturno

Entre tanto, hay algunos consejos que puedes poner en práctica para hacer tus noches más confortables y controlar esa molesta sudoración nocturna.

El primer paso para poner fin al sudor nocturno es acudir al médico. Eso sí, debes cerciórate primero de que no se debe a un exceso de temperatura en la habitación y que duermes con la ropa de cama adecuada.

Por ello, es imprescindible que mantengas tu hogar a la temperatura adecuada. Si lo ves necesario, puedes emplear ventiladores para mejorar la circulación del aire. Por otro lado, intenta que el tejido de tus pijamas sea transpirable, que absorba la humedad y se seque con rapidez. Deja de lado los materiales sintéticos y no transpirables. Lo mismo ocurre con la ropa de cama. Procura que las sábanas también sean de secado rápido.

Además, debes comenzar a sacar partido de un buen antitranspirantePerspirex te lo pone muy fácil. Una sola aplicación cada 4 o 5 días será suficiente para mantener controlado el sudor.

Por último, si tus problemas de sudoración están relacionados con sudar por la cabeza (especialmente en la frente y regiones pilosas), el antitranspirante difícilmente podrá ayudarte.

Este tipo de productos no está formulado para aplicarlo en el cuero cabelludo. De hecho, la formulación de Perspirex es tan concentrada que está especialmente diseñada para aplicarse en axilas, manos y pies. Recomendamos no aplicarlo en el rostro pero, si el especialista lo considera pertinente, podéis hacerlo. Eso sí, siempre siguiendo las indicaciones del producto y del dermatólogo.

 

Y recuerda: si sufres de sudoración nocturna, debes consultar a tu médico lo antes posible para poder identificar su origen y combatir el problema desde su raíz.