Tapas frías en vaso, lo más chic para combatir el calor

September 27, 2013

Tapas frías en vaso

Vivimos en una época ideal para deleitarnos con el legado de la cultura de la tapa. Interesantes bocaditos que hacen las delicias de momentos inolvidables, en compañía de amigos y familiares y que nos ayudan, cómo no, a olvidar el estrés y disfrutar de la vida con mayúsculas.

No paramos de inventar en torno a este preciado recetario gastronómico y, en verano, también nos las ingeniamos para combinar la comodidad y el sabor. Para ello nada más representativo que esas riquísimas tapas frías en vaso, que se han convertido en lo más chic para combatir el calor y decir adiós al sudor de las vacaciones.

Es una vuelta de tuerca a platos de siempre, presentados en pequeños vasitos que buscan fundamentalmente la comodidad. Son chupitos de gazpacho, pipirrana, ajoblanco, ceviches, tartare, ensaladillas, guacamole, frutillas… Cualquier cosa vale, siempre que pueda depositarse en un vaso y proporcionarnos un buen momento de placer sabroso, como acompañamiento de unas cañas de cerveza bien fresquitas o una estupenda copa de vino.

La moda de las tapas frías en vaso ha surgido como una forma de presentar las más variadas recetas en un formato individual, a través de catering, buffets, kioskos y chiringuitos. El caso es disfrutar de la comida de una manera más informal. De todos modos, la tapa fría en vaso ha tenido tal acogida que chefs de todo el mundo se han apropiado de la idea para mostrar sus creaciones más imaginativas, introduciendo así esta curiosa forma de presentar las tapas en un ambiente más selecto.