Tatuajes y sudor, ¿afecta la tinta a la transpiración?

26 agosto, 2019 at 12:34

sudor y tatuajes

¿Alguna vez te has parado a pensar qué relación existe entre tatuajes y sudor? La mayoría de las personas que deciden tatuarse el cuerpo con tinta permanente no se detienen a evaluar qué consecuencias puede tener.

Los tatuajes consisten en incorporar diferentes tinturas en la piel. Concretamente al mismo nivel donde se ubican las glándulas sudoríparas. Por ello, la importancia de saber cómo afectan los tatuajes al sudor. Procura que el diseño de tu tattoo no te deslumbre y evalúa cómo afectará a tu piel en el futuro.

Estudios que relacionan tatuajes y sudor

En realidad, no existen muchos estudios científicos centrados en evaluar la relación entre tatuajes y sudor. Sin embargo, en 2017 se hicieron diversas pruebas con una muestra pequeña de individuos tatuados que sorprendieron al mundo.

Investigadores del Departamento de Fisiología Integrativa y Ciencias de la Salud del Alma College de Michigan llegaron a la siguiente conclusión tras observar los resultados de su estudio:

  • Los tatuajes disminuyen en un en más de un 50% el nivel de sudoración de la piel tintada y presentan prácticamente el doble de concentración de sodio.

En caso de dedicarte al deporte profesional o practicar ejercicio a un alto nivel, deberías preocuparte un poco antes de tatuarte. Estos resultados no afectarían en nada a una persona común.

El hecho de que el sistema de termorregulación humano opere a través del sudor provocaría que un tattoo te impidiese alcanzar la temperatura corporal correcta. Ello se traduciría en colapsos por hipertermia y, si no se pone remedio a tiempo, consecuencias fatales.

Además, la mayor concentración de sodio en la piel tatuada sería consecuencia del bloqueo parcial que ejercería la tinta en la reabsorción de esta sal. Por ello, aumentaría el riesgo de deshidratarse y padecer tirones y calambres al ejercitarse.

Compatibilidad entre tatuajes y sudor

Teniendo en cuenta las conclusiones del estudio de 2017, los deportistas no deberían tatuarse la piel. Sin embargo, la mayoría de ellos lucen con orgullo diseños enormes que ocupan la mayor parte de piernas, brazos y torso. ¿Cómo es posible?

En 2019, la revista Journal of Science and Medicine in Sport llevó a una investigación similar a la de hace unos años… sin embargo, los resultados obtenidos fueron completamente diferentes:

  • Los tatuajes no afectan a la sudoración del ser humano.

Si bien la muestra no fue muy amplia, la metodología seguida permitió comprobar que las áreas tintadas y las limpias sudan prácticamente en igual medida. Por ello, se concluye que los tatuajes no dañan la piel al nivel de las glándulas sudoríparas ni provocan cicatrices que lo hagan.

Cómo curar un tatuaje

La evidencia no deja lugar a dudas: tatuajes y sudor son totalmente compatibles. Lo importante entonces, es aprender a curarlos correctamente. De lo contrario, el diseño podría verse alterado y no lograríamos lucir la imagen que queríamos.

Cualquier tattoo, independientemente de su tamaño, provocan una herida en la piel. Su tiempo de curación es de 3 a 4 semanas. Por ello, debemos prestar especial atención a los siguientes factores:

Agua y luz

Intenta que la luz solar no incida directamente sobre el tatuaje. Podría afectar a la tinta y dejarte una tonalidad menos fresca en el diseño.

En cuanto al agua, no es cuestión de evitar la ducha durante un mes. La herida no se verá afectada por tu aseo personal. Sin embargo, los baños en lagos, piscinas y el mar si podrían infectarla.

Costras

Durante la curación del tattoo aparecerán pequeñas costras en la piel. No debes quitarlas. Lo mejor es que se caigan de manera natural para dar el tiempo suficiente a la piel a regenerarse y curarse.

Cremas

A la hora de aplicar la crema curativa, debes guiarte por el consejo experto del tatuador. La mayoría de estas pomadas aceleran el tiempo de curación y eso no conviene en el caso de los tattoos. Por ello, siempre debes aplicarte la que indique el profesional y siguiendo sus instrucciones.

Ropa

Las prendas de ropa que utilices durante las semanas de curación del tatuaje han de ser holgadas y permitir la transpiración. Nada de prendas ajustadas y sintéticas.

Hidratación

Hay que mantener la zona tintada bien hidratada. Con un par de veces al día que emplees una crema hidratante es más que suficiente. Debes aplicarte una capa fina de producto. De lo contrario lo hidratarás en exceso y podrías favorecer la aparición de bacterias.

Por lo demás, para gozar de una termorregulación perfecta y una sudoración corporal controlada, no encontrarás nada mejor que Perspirex. Sin embargo, no olvides que la piel ha de estar limpia, seca y sana para poder aplicar el antitranspirante. Por ello, antes de emplearlo asegúrate que tu tattoo se ha curado por completo.

Ya lo sabéis, tatuajes y sudor no son incompatibles. Disfruta de tus diseños como quieras y no te preocupes por el sudor en exceso. Perspirex te ayuda para mantener la sudoración a raya.