Trucos para limpiar las manchas de sudor en la ropa

13 marzo, 2013 at 12:52

Trucos para limpiar las manchas de sudor en la ropa

En la actualidad existen muchos productos capaces de eliminar las manchas de sudor en la ropa. Los limpiadores más utilizados y con mejores garantías para casi cualquier tipo de tejido son los que incluyen entre sus ingredientes el oxígeno activo y del que ya existen versiones prácticamente en todas las marcas comerciales del sector.

Evidentemente limpiar las manchas de sudor en la ropa ha sido una de las tareas en las que más nos hemos aplicado a la hora de mantener impecables nuestras prendas favoritas, por lo que la colección de trucos caseros también podría ser interminable.

No obstante, antes de utilizar cualquier producto o remedio casero para librarse de las molestas manchas de sudor, resultará conveniente seguir estrictamente las condiciones de uso descritas por el fabricante del producto y, en el caso de los trucos domésticos, realizar una prueba en alguna parte no visible del tejido.

Hechas todas las advertencias, vamos con algunos de esos remedios del recetario popular que tantas veces nos han sacado de apuro y han devuelto la lozanía a nuestra ropa favorita.

Lo primero que hemos de tener en cuenta, usemos el remedio que usemos, es que las manchas de sudor son más fáciles de eliminar si nos empleamos en ellas antes de que el sudor se seque.

Los principales ingredientes ‘de cocina’ utilizados por las abuelas para devolver la presteza a las prendas manchadas con nuestro fluido corporal suelen ser la sal, el bicarbonato, el vinagre y el agua oxigenada.

Todos estos componentes, en la mayoría de los casos, disuelven las manchas y potencian el efecto blanqueador.

Sin embargo, resultará fundamental una correcta proporción de las cantidades, dependiendo del tipo de prenda que vayamos a tratar. Así, en tejidos con colores fuertes, hemos de procurar diluir el ingrediente en bastante agua, para evitar que la ropa destiña y, hacemos hincapié en este apartado, realizar la prueba previa en un trocito oculto de la prenda.

Básicamente, el bicarbonato y el agua oxigenada actúan bajo los mismos efectos que el oxígeno activo de los quitamanchas comerciales. En el caso del primer ingrediente, bastará con espolvorearlo directamente sobre la mancha húmeda, dejar actuar un ratito y enjuagar con agua fría.

El agua oxigenada se echará también directamente sobre la mancha de sudor. En este caso hemos de poner especial cuidado en prendas que pueden desteñir y hacer la prueba antes. Si no despinta, dejaremos actuar sobre la mancha hasta que desaparezca y luego lavaremos en agua fría.

La sal se aplica también directamente sobre la mancha, previamente remojada en agua fría. Este remedio es particularmente efectivo en las prendas blancas y multiplica su valor blanqueador si además dejamos secar la prenda al sol.

Por último, el vinagre se aplica directamente sobre la mancha y, a continuación, frotaremos suavemente, restregando un trozo de tela contra otro. Luego metemos en la lavadora y lavamos.

En todos los casos resulta conveniente secar la ropa al aire, ya que el uso de calor, como el procedente de la secadora automática, ayuda a fijar las manchas.

Foto en Creative Commons: R and Y