5 zapatos frescos para el verano

August 19, 2013

Consejos para el verano
Consejos para evitar la sudoración excesiva en verano

Los pies, esos grandes amigos a los que debemos cuidar, sobre todo en verano, sometidos a los durísimos rigores del clima veraniego. El calor, la playa, las chanclas, el salitre del mar, la aspereza de la arena, el sudor excesivo, el aumento de la actividad bacteriana… son motivos suficientes para plantearnos el encontrar calzados cómodos y adecuados para liberar a nuestros pies de un poco de maltrato.

Para ello nada como un buen antitranspirante, como es el caso de Perspirex, que mantendrá nuestros pies secos y alejados del mal olor corporal. Además, si los nutrimos en consonancias con las necesidades de nuestra piel y además nos hacemos con unos zapatos fresquitos para el verano, el camino será más agradable para nuestras extremidades inferiores.

Por supuesto que el calzado es un pilar fundamental para que nuestros pies se mantengan frescos y cómodos durante el período estival y aquí os dejamos 5 grandes clásicos de los zapatos veraniegos.

Las chanclas de playa y piscina. Indispensables para acercarnos a las zonas de agua y estar cómodos a la hora de pasar un rato de baño y sol. No obstante, hemos de tener en cuenta las peculiaridades de nuestros pies y procurar utilizar materiales plásticos, que fomenten la sudoración de las zonas en contacto.

Las sandalias. Se han convertido en el modelo de zapato veraniego por excelencia. La enorme diversidad de diseños, convierten a la sandalia en un calzado ideal para ambos sexos y para cualquier tipo de ocasión. También se elaboran en materiales naturales, que nos permiten mayor disfrute para nuestros pies.

Los náuticos. Un zapato que también puede ostentar con orgullo el título de gran ‘clasico’ veraniego, sobre todo para ellos. La versatilidad de este zapato y su comodidad, les permite lucir bien tanto en ocasiones informales como en momentos más ceremoniosos.

Las zapatillas de agua. Disponible en distintos materiales, permiten caminar dentro del agua, tanto en zonas marítimas rocosas, como en ríos y pantanos, sin que las plantas de los pies deban sufrir las inconveniencias del terreno que pisamos. Algunos modelos se adaptan al pie como una segunda piel, aunque hemos de consultar el tipo que más se ajuste a nuestras necesidades, para evitar exceso de sudor. Así es mejor las que permiten el paso del agua y la transpiración.

Los zapatos antitranspirantes. Disponibles para hombre y mujer y con gran variedad de diseños, según la ocasión; los zapatos antitranspirantes están elaborados con una técnica que permite la ventilación del pie, a través de cientos de microporos, imperceptibles para el ojo. No los vemos, son tan pequeños que no dejan pasar nada hacia el interior del zapato y, sin embargo, permiten que nuestros pies respiren, facilitando la comodidad y evitando el exceso de sudor.