¿Desodorante o antitranspirante?

No hay lugar a dudas: Perspirex es un antitranspirante.

Aunque a veces es posible confundir los desodorantes y los antitranspirantes porque suelen utilizarse en las mismas zonas y para conseguir fines muy similares, hay grandes diferencias entre un antitranspirante como Perspirex y un desodorante al uso. A continuación te ayudaremos a diferenciarlos para que aprendas a distinguirlos sin ningún problema y descubras cuál es el que mejor se adapta a ti y a tus necesidades.

Perspirex no es solo un desodorante que combate o camufla el mal olor del sudor, es un antitranspirante que evita la transpiración. Así no sudarás en la zona donde lo apliques y podrás sentirte mucho más cómodo en tu día a día. De hecho, los desodorantes normales no reducen el sudor pero los antitranspirantes más eficaces pueden llegar a hacerlo hasta en un 40%. No está mal, ¿verdad?

Y como el mal olor solo aparece cuando las bacterias que están en tu piel reaccionan químicamente al contacto con el sudor, si usas un antitranspirante que acaba con el sudor, acabarás también con el mal olor.

Por otro lado, mientras que solemos usar los desodorantes por la mañana o después de la ducha, los antitranspirantes tienen un modo de empleo muy concreto. Su capacidad para evitar la sudoración excesiva es eficaz cuando nos lo aplicamos justo antes de ir a dormir. En ese momento las glándulas sudoríparas están menos activas y Perspirex puede actuar durante toda la noche.

Al contrario que cuando utilizamos desodorantes normales, a la mañana siguiente de aplicar antitranspirantes como Perspirex debemos lavar bien la zona para retirar los restos de producto. Y, aunque no es necesario, si lo deseas puedes usar tu desodorante habitual en el caso de las axilas con total normalidad.

Otra diferencia importante entre los desodorantes y los antitranspirantes es el tiempo de protección contra el olor o el sudor. Los desodorantes suelen tener una efectividad de entre 8 y 12 horas. Básicamente, duran el tiempo que tarda el producto en desaparecer de la piel, ya que su funcionamiento es totalmente superficial. Los antitranspirantes, sin embargo, son mucho más duraderos. Su efectividad es de hasta 5 días, que es el tiempo que tarda el tapón gelatinoso en disolverse junto a la eliminación natural de las células muertas de la piel.

 

La duración del efecto está muy relacionada con la frecuencia de uso. Como hemos visto, los desodorantes deben ser utilizados a diario para que sean realmente eficaces contra el mal olor. Por contra, solo necesitas de 1 a 3 aplicaciones a la semana (según la necesidad) para que los antitranspirantes funcionen correctamente.

Por último, como es comúnmente conocido, los desodorantes se utilizan mayoritamente en la zona de las axilas, mientras que los antitranspirantes como Perspirex pueden aplicarse en diferentes partes del cuerpo. Las axilas, las manos o los pies, son las más habituales, sin que su eficacia se vea mermada.

A modo de resumen, podríamos decir que las diferencias más importantes entre los desodorantes y los antitranspirantes son las siguientes:

Los desodorantes

  • Controlan solamente el olor.
  • No ejercen acción sobre la humedad.
  • Su eficacia es poco duradera.

Los antitranspirantes

  • No sólo combaten el olor desagradable sino también la humedad.
  • Disminuyen el flujo del sudor.
  • Inhiben también el desarrollo de bacterias.
  • Su eficacia es duradera y superior a la de los desodorantes.

De modo que si estás buscando una solución para tus problemas de sudoración excesiva, los antitranspirantes Perspirex son el remedio ideal. Conócelos a fondo y descubre cómo se usan. Después de algunas semanas de prueba notarás la diferencia y sabrás que has encontrado la ayuda que tanto tiempo llevabas buscando.

Volver a preguntas frecuentes

Pregunta al Experto

Síguenos

Suscríbete a nuestra Newsletter:

Newsletter

Caja en el footer para el email.