¿Puedo utilizar Perspirex durante el periodo de lactancia?

Tener un hijo es una de las experiencias más significativas en la vida. Los cambios hormonales del embarazo y la readaptación del cuerpo de la mujer durante los primeros meses de vida del bebé conllevan ciertas alteraciones. Entre ellas destaca la aparición de sudor. Para mantenerlo a raya, nada mejor que un buen antitranspirante. Pero ¿se puede emplear Perspirex durante el periodo de lactancia?

Sois muchas las mamás que nos consultáis si es seguro aplicar el antitranspirante en estas épocas de vuestras vidas. Puesto que Perspirex es de uso tópico y su composición no llega al torrente sanguíneo, es totalmente seguro su empleo durante el embarazo.

¿Es seguro usar Perspirex durante el periodo de lactancia?

La fabricación de este antitranspirante cumple con todos los requisitos de la legislación vigente en todos los mercados. Por ello, no implica riesgo alguno su uso durante el periodo de lactancia.

Sin embargo, os recomendamos no hacerlo. A pesar de que los antitranspirantes como Perspirex no conllevan riesgo para la lactancia o el lactante, se recomienda no emplearlo durante el período de lactancia si esto implica proximidad del bebé con la zona de aplicación.

Las áreas más comunes de aplicación de los antitranspirantes suelen ser las axilas y manos. Dado que la piel del bebé aún no está completamente desarrollada, es preferible que no entre en contacto con este tipo de productos.

Sea como sea, siempre que surjan dudas o no se esté completamente segura de su aplicación, se debe consultar con el médico de cabecera o dermatólogo. El especialista es la única persona con capacidad para dar una respuesta adecuada a tu situación.

Cómo emplear Perspirex

Siempre que el médico indique que puedes emplear Perspirex durante el periodo de lactancia, es muy importante que sepas cómo hacerlo. El antitranspirante cuenta con una formulación bastante concentrada para combatir el sudor, de ahí que os recomendemos seguir al pie de la letra las indicaciones de uso (incluidas en cada producto).

Ante todo, la piel debe estar sana, limpia y seca antes de emplear Perspirex. Al no tratarse de un desodorante, basta con una sola pasada del producto sobre la zona a tratar para que haga su efecto.

Dado que las glándulas sudoríparas están menos activas de noche, el momento perfecto de usar el antitranspirante es justo antes de ir a la cama. Así, el producto puede actuar eficazmente durante las horas de sueño.

A la mañana siguiente eliminamos los restos de Perspirex con la ducha. Esto no significa que el efecto para combatir el sudor desaparezca. Durante la noche el antitranspirante ya habrá penetrado en los conductos sudoríparos minimizando la secreción de sudor. Al cabo de unos días, mediante la renovación celular de la piel, desaparece todo rastro de antitranspirante, por lo que habrá que repetir su aplicación.

Insistimos en que no conlleva ningún tipo de riesgo utilizar Perspirex durante el periodo de lactancia. Sin embargo, recomendamos no hacerlo si ello implica que tu bebé esté cercano a la zona de aplicación. Su piel aun no cuenta con las mismas defensas que las tuyas y es mucho más sensible.

Volver a preguntas frecuentes

Pregunta al Experto

Síguenos

Suscríbete a nuestra Newsletter:

Newsletter

Caja en el footer para el email.