Testimonios

El día a día de un usuario de Perspirex

Line, una enfermera danesa que utiliza Perspirex. En su día a día, por su trabajo es importante tener una higiene impecable. Con Perspirex, Line ya no tiene que preocuparse si el sudor le molestará en todo el día, el antitranspirante Perspirex se encarga de darle esa seguridad.

Testimonios de usuarios reales de Perspirex

Durante más de 30 años, Perspirex ha ayudado a transformar la vida de millones de personas que sufren sudoración excesiva. En este período hemos recibido muchas historias con feedback muy positivo sobre el efecto que los antitranspirantes Perspirex proporcionan a los usuarios en su día a día.

Lee los testimonios de algunos usuarios reales de Perspirex aquí:

José Luis, diseñador y vendedor de muebles, elige Perspirex Comfort

Ya no me preocupa la sudoración – especialmente cuando estoy con clientes.

“Mi nombre es José Luis, diseño y vendo muebles”

“La verdad es que siempre he sudado mucho, pero nunca pensé en ello como un problema hasta que me cambié de trabajo a un puesto más cercano al cliente. Para mi nuevo trabajo, lo primero que hice fue comprar una americana que ponerme en reuniones con clientes, pero pronto me di cuenta de que aparecían grandes manchas blanquecinas en las axilas. ¡Qué vergüenza!

Al principio pensaba que se debía a que la americana era de mala calidad, pero un amigo me habló de Perspirex y el problema desapareció completamente. Sin el sudor ni las marcas que me dejaba en la ropa, me sentí mucho más seguro y relajado con mis clientes. Me facilitó mucho las cosas. No sería exagerado decir que Perspirex me cambió la vida.”

Gabriel, estudiante universitario, elige Perspirex Comfort

“Libre de sudor, volví a sentirme yo mismo por primera vez en muchos años.”

“Mi nombre es Gabriel y soy estudiante universitario.”

“Cuando la mayoría de las personas piensan en el sudor, están imaginándose sudor bajo las axilas. Pero para alguien como yo, este es solamente el primero de mis problemas.

¿Te imaginas sentir vergüenza de dar la mano debido al sudor que se acumula en las manos? ¿O no poder llevar nunca sandalias por culpa del sudor en los pies? ¿Y si no pudieras hacer un examen por no poder sujetar el boli por culpa del sudor? ¡Bienvenido a mi vida o, al menos, a lo que era mi vida hasta que descubrí Perspirex!

Descubrir Perspirex me cambió la vida, me ayudó a superar todas las barreras y a poder vivir una vida normal. Pude ser yo mismo en público, ¿Y qué hay mejor que poder ser uno mismo?”

David, ha sufrido sudoración excesiva toda su vida, elige Perspirex Strong

“Cuando sudas como yo, las actividades ordinarias se convierten en un infierno.”

“Mi nombre es David y tengo hiperhidrosis

“Cuando sudas como yo, las actividades ordinarias se convierten en un infierno. Por ejemplo, en el colegio: después de hacer ejercicio, mis zapatillas se empapaban en sudor y olían fatal.

Lo mismo me ocurría en las manos y estaba obligado a lavármelas una y otra vez; gestos tan normales como dar la mano, chocar los cinco o ir de la mano de una chica eran para mí un gran problema. Cuando logré mi primer empleo, el problema no desapareció y me vi obligado a dejar de trabajar cerca de otros.

Desde que descubrí Perspirex, todo ha cambiado.  Por fin puedo relacionarme normalmente con la gente. Puede que no suene como un gran logro, pero puedo asegurar que significa mucho para mí, ya que me veía obligado a evitar el contacto con otros. Simplemente, ha cambiado mi vida.”

Sofía, dependienta que trabaja con uniforme, elige Perspirex Comfort

“Las manchas de sudor hacían que me bajara la autoestima”

“Mi nombre es Sofía y trabajo de dependienta en una tienda.”

“Siempre he sufrido sudoración excesiva, especialmente en momentos de estrés o nervios. Hace tres años me di cuenta de que dejaba manchas de sudor en el uniforme del trabajo. Por lo general soy una persona con mucha confianza en mí misma, pero estas manchas hacían que me bajara la autoestima. Pregunté a mis compañeras de trabajo si habían tenido este problema alguna vez, y ninguna supo darme una solución. Así que me puse a buscar en Internet, donde descubrí Perspirex.

Hoy, meto siempre Perspirex en mi bolso. Es uno de mis “básicos”. A veces, dependiendo de la época del año o de la cantidad de trabajo que tenga, no necesito utilizarlo; pero cuando estoy estresada o muy atareada, no me separo de él.

Es muy importante para mí poder tener controlado el problema del sudor y del olor, y Perspirex me aporta la solución perfecta. Me ha ayudado a ser una persona con mucha más autoestima y confianza en todo lo que hago, ¡incluso en momentos de presión!”