sudoracion excesiva en niños

Sudoración excesiva en niños

El mecanismo de sudoración para la regulación de la temperatura corporal se activa desde el nacimiento del bebé. Sin embargo, este no se perfecciona del todo hasta que el niño alcanza aproximadamente los 5 años de edad, cuando los padres comienzan a ser conscientes de si sus hijos sufren o no de sudoración excesiva infantil. 

Conocida como hiperhidrosis infantil, el exceso de sudor en niños ocurre de manera similar que en los adultos. En esta etapa de crecimiento y desarrollo, cuando los niños y adolescentes se sienten más vulnerables, la hiperhidrosis puede suponer un gran problema social, y a veces, ser indicativo de alguna enfermedad subyacente. 

El sudor en niños es algo normal, y como en los mayores, se produce por un aumento de temperatura, por la práctica de ejercicio, e incluso ante una situación de estrés. Pero cuando la cantidad de sudor es mucho más elevada de lo normal, o en ausencia de factores externos evidentes que provoquen una hiperhidrosis en el niño, es el momento de actuar para detectar la raíz del problema y encontrar la mejor solución.  

¿Qué es la sudoración excesiva infantil?

La sudoración excesiva en niños es una producción de sudor mayor a la normal, cuando las condiciones externas no son las más propicias para que se produzca. 

En la mayoría de casos de hiperhidrosis infantil existe un factor genético. Los niños que comienzan a una corta edad o durante su adolescencia con este problema, suelen tener algún familiar directo que también lo padece. 

Es muy común que cuando es una cualidad heredada, el niño la presente en sus primeras etapas de la vida. En el caso de niños mayores, la sudoración excesiva podría tener otras causas diferentes. 

Causas de la hiperhidrosis en niños

Además de la hiperhidrosis que se hereda de padres a hijos, en niños que aún no ha llegado a la adolescencia, otra de las causas principales podría estar relacionada con algún problema de salud. 

La bromhidrosis infantil, o producción de sudor con mal olor es más frecuente en la adolescencia. Si esta se presenta a una edad más temprana, podría estar relacionada con alteraciones y enfermedades infantiles muy diversas. 

Entre las principales causas de la sudoración excesiva en niños se pueden destacar: 

  • Problemas emocionales y alteraciones psicológicas en el niño. 
  • Estrés y situaciones de ansiedad. 
  • Alteraciones metabólicas. 
  • Alteraciones de las glándulas endocrinas. 
  • Infecciones. 

En todos estos casos, y sobre todo en niños menores de 12 años que aún no han alcanzado la pubertad, es muy importante acudir al médico de cabecera para hacer un correcto diagnóstico y así encontrar el mejor tratamiento. Si la causa de la hiperhidrosis infantil tiene un componente orgánico, esta puede ser tratada desde otra perspectiva muy diferente. 

¿Cómo se puede prevenir la sudoración excesiva en niños?

La sudoración infantil causada por factores externos tiene una fácil solución. Para prevenirla, cuando el niño suda mucho, basta con retirarle alguna prenda de abrigo o llevarle a un ambiente más fresco en el que la temperatura de su cuerpo pueda regularse correctamente. 

Es necesario tener en cuenta que la temperatura corporal de un niño es hasta 5 veces más elevada que la de un adulto. En edades tempranas, hasta los 5 años de edad, las glándulas sudoríparas no se han desarrollado correctamente, y estas pueden responder de manera poco usual condicionadas por los factores externos. 

Cuando los niños padecen de sudoración por estrés, o en el caso de una hiperhidrosis por factores médicos, la mejor manera de prevenir el exceso de sudoración es encontrar la raíz del problema y tratarla. 

En estos casos, los niños encuentran una gran mejoría, aplicando el tratamiento correspondiente para la afección física o mental que tiene como síntoma la producción excesiva de sudor. 

¿Cómo hacer frente a la sudoración infantil? Tratamiento y medidas

La hiperhidrosis en adultos es un problema que conlleva graves consecuencias sociales, afectando la autoestima de quién la padece. Si esto supone un inconveniente para un adulto, en el caso de un niño puede ser incluso peor. 

En los niños y adolescentes, la sudoración excesiva causa problemas en el ámbito social, en la escuela, e incluso en su relación con otras personas, que encuentran una mejoría cuando se toman determinadas medidas para ayudarle a controlarla.  

Extremar la higiene

Basta con una ducha diaria para que un niño de cualquier edad afectado con hiperhidrosis infantil pueda eliminar los restos de sudor, evitando así la aparición de mal olor. 

Uso de ropa transpirable

Incluso en el caso de hiperhidrosis, las condiciones ambientales y determinados factores externos pueden aumentar la producción de sudor. El uso de ropa con tejidos transpirables como el algodón permite que el sudor se disipe más fácilmente, evitando que la temperatura corporal aumente y se active el mecanismo de sudoración en el niño. 

Cuidado de la salud y la alimentación

El control del peso y el seguimiento de una dieta saludable tienen efectos positivos frente a muchos casos de hiperhidrosis infantil. Mantenerse hidratados y seguir una vida activa son otros de los mejores consejos para controlarla. 

Técnicas de relajación y control

Ante un problema de ansiedad que provoca en el niño sudoración excesiva, las técnicas de relajación le ayudan a enfrentar situaciones estresantes de su día a día. La atención psicológica por parte de un profesional cualificado dota a los niños de las herramientas que necesitarán a lo largo de su vida para controlar el estrés, con un efecto positivo en su problema de hiperhidrosis. 

Antitranspirante Perspirex para niños

El uso de antitranspirantes es una solución muy efectiva para mejorar la confianza de los niños, controlando la producción de sudor. Los productos antitranspirantes de Perspirex se pueden usar en niños a partir de 12 años, aplicándose sobre la piel para controlar de manera efectiva el sudor y el olor. 

Siempre que no exista una afección secundaria que provoque una producción de sudor excesiva, los niños pueden usar este tipo de productos bajo supervisión de los padres, escogiendo entre toda la gama de Perspirex el que mejor se adecúa a sus necesidades. 

Pregunta al Experto

Síguenos

Suscríbete a nuestra Newsletter:

Newsletter

Caja en el footer para el email.